Senator Scott Wiener, who introduced Senate Concurrent Resolution 110, testifying before the California Senate Judiciary Committee on May 1, 2018. 

© 2018 California State Senate

 

(Los Ángeles) – La legislatura de California aprobó una resolución el 28 de agosto de 2018 que respalda la autonomía de las personas intersexuales y su derecho a decidir sobre la alteración quirúrgica cosmética.

La Resolución Concurrente del Senado 110 (SCR110), del senador Scott Wiener y copatrocinada por interACT Advocates for Intersex Youth and Equality California, es la primera medida exitosa en ser adoptada por cualquier legislatura estatal de Estados Unidos para hacer un llamamiento a la comunidad médica a establecer estándares de atención para que tengan en cuenta los derechos humanos de los niños intersexuales. La resolución insta a los profesionales de la salud a fomentar el bienestar de los niños nacidos con variaciones en sus características sexuales, y de los adultos en los que se convertirán, con atención individualizada y multidisciplinaria que respete los derechos de los pacientes a participar en las decisiones, postergue la intervención médica o quirúrgica, según sea necesario, hasta que el niño pueda participar en la toma de decisiones, y promueva el bienestar del paciente y la familia.

“La SCR110 señala el respeto del estado por las personas nacidas con variaciones en sus características sexuales”, dijo Kyle Knight, investigador de Human Rights Watch y autor de dos informes sobre cuestiones relacionadas con la intersexualidad. “Esta resolución hace un llamamiento a las asociaciones de profesionales médicos para que evalúen honestamente las evidencias médicas y la ética y desarrollen estándares de atención que traten a las personas intersexuales con el mismo respeto que a los demás pacientes”.

Aproximadamente el 1,7 por ciento de los bebés nacen con cromosomas, gónadas u órganos sexuales internos o externos atípicos. La mayoría nacen perfectamente sanos. Desde la década de 1960, los médicos en EE.UU. y en otros lugares han llevado a cabo de manera rutinaria cirugías para “normalizar” sus cuerpos, mucho antes de que tengan la edad suficiente para decidir por sí mismos si desean estas intervenciones.

Determinadas cirugías en algunos niños con rasgos intersexuales son indiscutiblemente necesarias desde el punto de vista médico, como cuando la orina no puede salir del cuerpo. Pero algunos cirujanos realizan arriesgadas cirugías cosméticas en niños intersexuales, como procedimientos de reducción del clítoris o vaginoplastias, argumentando, sin evidencia médica, que el procedimiento ayudará al niño a integrarse en la sociedad. La cirugía es médicamente innecesaria, irreversible, a menudo traumática y conlleva un riesgo de daño permanente.

La cirugía médicamente innecesaria en niños intersexuales ha sido condenada por la Organización Mundial de la Salud, tres ex cirujanos generales de EE.UU., Physicians for Human Rights, AIS-DSD Support Group, Amnistía Internacional, expertos independientes de Naciones Unidas, Lambda Legal, la ACLU, dos asociaciones profesionales de pediatría, y organizaciones de todo el mundo de defensa de los derechos de las personas intersexuales. La SCR110 también recibió apoyo del Children’s Advocacy Institute, la Asociación Americana de Estudiantes de Medicina, The Trevor Project, PFLAG (una organización para padres de jóvenes LGBT), la ACLU de California, GLMA: Health Professionals for LGBT Equality y el Centro Nacional para los Derechos de las Lesbianas.

Los defensores de los pacientes llevan 25 años trabajando con la comunidad médica para desarrollar estándares de atención para las personas intersexuales, pero las asociaciones de profesionales médicos, a pesar de décadas de debate y algunas voces disidentes de médicos, en general no han logrado regular la práctica. Para llenar este vacío, Lambda Legal e interACT publicaron una guía de políticas hospitalarias que afirman la intersexualidad.

“El liderazgo de California en la protección de los derechos de los niños intersexuales no es sólo una expresión de solidaridad y dignidad, sino también, un recordatorio de que los médicos han hecho un juramento de no hacer daño”, señaló Knight. “Las asociaciones de profesionales médicos deberían adoptar una postura dura que indique que a menos que la cirugía sea médicamente necesaria, los niños intersexuales tienen derecho a crecer y participar en la decisión de someterse a intervenciones quirúrgicas”.