El gobierno cubano continúa reprimiendo el disenso y disuadiendo la crítica pública, incluyendo por medio de abusos brutales durante las manifestaciones masivas contra el gobierno en julio de 2021. Sigue llevando a cabo detenciones arbitrarias de corto y largo plazo para hostigar e intimidar a críticos, activistas independientes y manifestantes, entre otros. Las tácticas represivas empleadas por el gobierno también incluyen actos públicos de repudio y despidos arbitrarios. El embargo estadounidense sigue brindando una excusa al gobierno cubano para los problemas del país, un pretexto para los abusos que comete y una forma de conseguir, en el exterior, la simpatía de gobiernos que de otro modo podrían estar dispuestos a condenar con mayor contundencia las prácticas represivas en el país.

Noticias

Our people