Nicaragua

La excesiva concentración de poder en el ejecutivo ha permitido que el gobierno del presidente Daniel Ortega cometiera gravísimos abusos contra críticos y opositores, con absoluta impunidad. En abril de 2018, se iniciaron en toda Nicaragua protestas multitudinarias contra el gobierno. Miembros de la policía, en coordinación con grupos armados partidarios del gobierno, reprimieron en forma brutal a los manifestantes, con un saldo de cientos de muertos, miles de heridos y la detención arbitraria de muchos de los que participaron en esas protestas. Desde entonces, el Gobierno nicaragüense ha intensificado la represión contra la sociedad civil y la libertad de prensa, le ha quitado la personería legal a ONGs, ha clausurado medios de comunicación, ha detenido a periodistas y ha puesto fin al mandato de varias organizaciones internacionales que monitoreaban la situación de los derechos humanos en el país.