El Salvador

El Salvador presenta uno de los índices de homicidio más elevados del mundo debido, en parte, a la corrupción y la impunidad. Las fuerzas de seguridad del Estado han cometido gravísimos abusos, incluidas ejecuciones extrajudiciales, abusos sexuales y desapariciones forzadas. Las autoridades no han investigado los delitos y han colaborado con pandillas que ejercen control territorial, extorsionan a los residentes y son responsables de asesinatos, desapariciones, violaciones sexuales y desplazamientos. Varios mujeres y niñas son acusadas de homicidio por supuestamente haber tenido un aborto.