México

Las fuerzas de seguridad mexicanas han estado implicadas en numerosos casos de violaciones graves de derechos humanos —incluidas ejecuciones extrajudiciales, desapariciones forzadas y tortura— en el marco de esfuerzos para combatir a la delincuencia organizada. No obstante, el gobierno ha oficialmente autorizado la participación de las fuerzas militares en las actividades de ejecución del derecho interno, sin incluir medidas significativas para fortalecer las instituciones policiales civiles, y solo se han conseguido avances limitados en el procesamiento de los responsables de abusos. Las leyes promulgadas recientemente sobre tortura y desapariciones forzadas contienen aspectos positivos, pero aún está pendiente su implementación. Otros problemas que persisten son la violencia contra periodistas y las restricciones al acceso a derechos reproductivos y atención medica.