Bolivia

En Bolivia, la impunidad por violaciones graves de derechos humanos, incluidas las cometidas en gobiernos autoritarios entre 1964 y 1982, sigue siendo un problema. El uso extendido y arbitrario de la prisión preventiva y las graves demoras en los juicios atentan contra los derechos de los imputados y agravan la sobrepoblación carcelaria. El gobierno del Presidente Evo Morales ha generado un clima hostil para los defensores de derechos humanos, que menoscaba su posibilidad de trabajar de manera independiente. Otras cuestiones preocupantes incluyen las amenazas a la independencia judicial, la violencia contra la mujer y el trabajo infantil.