Todos los países del mundo son ahora parte en al menos un tratado de derechos humanos que reconoce derechos vinculados con la salud. Pese a ello, diversas leyes, políticas y prácticas lesivas se interponen regularmente al acceso a la atención de la salud y agravan la vulnerabilidad a problemas de salud, especialmente entre sectores pobres, marginados o criminalizados de la población. Nuestro trabajo examina el derecho a la salud y a un medioambiente saludable, el derecho a no sufrir discriminación ni detención arbitraria, y el derecho a la información y a la libertad de opinión, expresión y reunión como mecanismos indispensables para la salud. Trabajamos en temas relativos a enfermedades contagiosas, contaminación y salud ambiental, salud sexual y reproductiva, y enfermedades no transmisibles, incluido el acceso a cuidados paliativos  por pacientes con enfermedades terminales. 

News