Las minas antipersonal GYATA-64 fueron retiraras de la ciudad de Aden y sus suburbios por miembros del equipo del YEMAC  luego de que las fuerzas de Houthi-Saleh dejaran la ciudad en julio de 2015, 16 de marzo de 2017.

© Privado

SEGUNDA ACTUALIZACIÓN:
El comunicado de prensa anterior había enumerado a 62 organizaciones y desde entonces se ha actualizado para reflejar a otros cinco signatarios, enumerados aquí, por lo que ahora suman 67.

ACTUALIZACIÓN:
El comunicado de prensa original había enumerado a 57 organizaciones y desde entonces se ha actualizado para reflejar otros cinco signatarios, enumerados aquí, ahora con un total de 62.

(Ginebra) – El Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas debería lanzar una investigación internacional independiente sobre los abusos cometidos por todas las partes enfrentadas en el conflicto de Yemen, señalaron hoy Human Rights Watch y otras 66 organizaciones no gubernamentales (ONG) nacionales, regionales e internacionales en una carta a los países miembros del Consejo.

Las partes enfrentadas en el conflicto continúan cometiendo graves violaciones y abusos del derecho internacional humanitario y de derechos humanos, afirmaron las organizaciones. Yemen padece la mayor crisis humanitaria del mundo, con al menos siete millones de personas al borde de la hambruna y cientos de miles sufriendo cólera. El gobierno yemení y la coalición dirigida por Arabia Saudita que lo respalda no han investigado de forma imparcial y transparente los presuntos abusos cometidos por sus fuerzas de seguridad.

“Lo que en un principio fue un constante redoble de apoyo a una investigación internacional de los abusos de Yemen se ha convertido en un crescendo generalizado”, dijo John Fisher, director de Ginebra de Human Rights Watch. “Los países miembros del Consejo de Derechos Humanos deberían cumplir su mandato, prestar atención a estos llamamientos y poner en marcha un organismo para comenzar a eliminar la impunidad que ha sido una faceta central de la guerra en Yemen”.

El Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, el director de OCHA, la principal agencia humanitaria de la ONU, y el Panel de Expertos sobre Yemen del Consejo de Seguridad también han pedido una investigación internacional sobre los abusos cometidos en Yemen. Estos organismos se han unido al llamamiento de decenas de organizaciones yemeníes en zonas controladas tanto por las fuerzas Houthi-Saleh como por el gobierno yemení.

Jamil Qaid consuela a su hija de 8 años, Malik, después de que su brazo fue amputado. Malik resultó herida durante uno de los ataques de artillería de las fuerzas de Houthi-Saleh en el barrio de al-Dabou'a, Taizz, el 23 de mayo de 2017.

© 2017 Khalid Fuad Albanna

Desde marzo de 2015, la oficina de derechos humanos de la ONU ha verificado específicamente que al menos 5.110 civiles han perdido la vida y 8.719 han resultado heridos durante el conflicto, pero cree que “el número total probablemente sea mucho mayor”.

Desde marzo de 2015, la coalición dirigida por Arabia Saudita ha llevado a cabo decenas de ataques aéreos ilegales, algunos de los cuales podrían constituir crímenes de guerra, y las fuerzas Houthi-Saleh han disparado armas indiscriminadamente en áreas pobladas de ciudades como Taiz y Adén, lo cual también podría equivaler a crímenes de lesa humanidad. Ambas partes han hostigado, detenido arbitrariamente y provocado la desaparición forzosa de activistas yemeníes y otras personas, mientras el número de “desaparecidos” no deja de crecer en todo Yemen. Ambas partes han recurrido al uso de armas ampliamente prohibidas que pueden suponer un peligro para los civiles mucho después del fin del conflicto, y han impedido la distribución de ayuda humanitaria.

En 2015 y 2016 el Consejo de Derechos Humanos no lanzó ninguna investigación internacional de los abusos en Yemen y, en su lugar, apoyó procesos que - en el transcurso de dos años - no han logrado proporcionar las investigaciones imparciales, independientes y transparentes necesarias para abordar la gravedad de las violaciones cometidas en Yemen. Las 67 organizaciones que han firmado la carta instan al Consejo a establecer una investigación independiente e internacional con el mandato de establecer los hechos y circunstancias, recabar y preservar evidencias y aclarar la responsabilidad por presuntas violaciones y abusos, con el propósito de asegurar la rendición de cuentas a largo plazo.

“Los países miembros del Consejo se han doblegado dos veces a la presión de la coalición dirigida por Arabia Saudita y no han adoptado una posición de principio frente a reiterados crímenes de guerra y la peor crisis humanitaria del mundo”, dijo Fisher. “Este septiembre los gobiernos no deberían ceder a la presión política, sino responder de una manera que ayude mejor al pueblo yemení y asegure que el Consejo cumpla con su mandato promoviendo la rendición de cuentas, independientemente de las partes involucradas”.