Su excelencia,

Nosotros, las organizaciones no gubernamentales abajo firmantes, le instamos a apoyar el lanzamiento de una investigación internacional independiente de las violaciones y los abusos del derecho internacional de derechos humanos y el derecho internacional humanitario en Yemen desde el inicio del conflicto actual. Se trata de un llamamiento que, desde 2015, llevan haciendo organizaciones nacionales, regionales e internacionales de la sociedad civil, el Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Derechos Humanos y el Panel de Expertos sobre Yemen del Consejo de Seguridad. El número de abusos y la necesidad de investigaciones internacionales creíbles sólo ha aumentado desde 2015.

Yemen está padeciendo ahora la mayor crisis humanitaria del mundo, con al menos siete millones de personas al borde de la hambruna y cientos de miles sufriendo cólera. Esta crisis está causada por el hombre: la guerra se ha encrudecido y está exacerbando la situación humanitaria en el país más pobre de Medio Oriente, mientras ambas partes impiden la distribución de ayuda humanitaria. Como dijo el presidente del Comité Internacional de la Cruz Roja al final de su visita a Yemen en julio de 2017: “A menos que las partes enfrentadas en el conflicto mejoren su respeto por las leyes de guerra, temo que cabe esperar más epidemias en el futuro”.

Desde marzo de 2015, al menos 5.110 civiles han perdido la vida y 8.719 han sido heridos en el conflicto armado, según la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos (ACNUDH). Las partes enfrentadas en el conflicto han seguido cometiendo graves violaciones del derecho humanitario internacional y violaciones y abusos del derecho internacional de derechos humanos con total impunidad. La coalición liderada por Arabia Saudita ha lanzado numerosos ataques aéreos ilegales, algunos de los cuales podrían ser considerados crímenes de guerra, que han matado a miles de civiles y han destruido escuelas, hospitales, mercados y hogares. El grupo armado Houthi y las fuerzas leales al ex presidente Ali Abdullah Saleh han disparado armas de manera indiscriminada contra zonas pobladas en Yemen y el sur de Arabia Saudita y han utilizado armas explosivas con efectos a gran escala en ciudades como Taiz y Adén, matando e hiriendo a grandes multitudes de personas en ataques que también podrían ser considerados crímenes de lesa humanidad.

Ambas partes han acosado, detenido arbitrariamente y provocado la desaparición forzosa de activistas, defensores de los derechos humanos y periodistas yemeníes, reduciendo el espacio de operación en el país para los grupos de la sociedad civil y los medios de comunicación. El número de “desaparecidos” también aumenta: las fuerzas Houthi-Saleh, afiliadas con el gobierno yemení y el presidente Abd Rabbuh Mansur Hadi, y los Emiratos Árabes Unidos y las fuerzas yemeníes respaldadas por EAU han detenido arbitrariamente o causado la desaparición forzosa de cientos de personas, denegándoles a los familiares acceso a sus seres queridos e incluso información sobre el paradero de los detenidos.

Las partes enfrentadas en el conflicto están reclutando y desplegando a niños soldado. Ambas partes han recurrido al uso de armas ampliamente prohibidas que pueden suponer un peligro para los civiles mucho después del fin del conflicto. La coalición saudita ha utilizado al menos siete tipos de armas de munición en racimo y el lado de los Houthi-Saleh ha colocado minas antipersonas en varias gobernaciones yemeníes.

En septiembre de 2015, el Consejo de Derechos Humanos hizo un llamamiento al gobierno yemení, con apoyo del ACNUDH, “para asegurar una investigación eficaz, enfocada en acabar con la impunidad, de todos los casos de violaciones y abusos de derechos humanos y de violaciones del derecho internacional humanitario”. En septiembre de 2016, el Consejo fortaleció el mandato del ACNUDH, instando al Alto Comisionado a “asignar expertos internacionales en derechos humanos adicionales a la Oficina del Alto Comisionado en Yemen para complementar el trabajo de investigación de la comisión nacional, mientras recaba y preserva información para establecer los hechos y circunstancias de presuntas violaciones y abusos”.

A pesar de que la resolución de 2016 trató de reforzar la presencia del ACNUDH en Yemen, esto ha resultado difícil en la práctica. El lado Houthi-Saleh se ha negado públicamente a cooperar con la comisión nacional yemení y el ACNUDH en su capacidad de aplicar la resolución. En marzo de 2017, el Alto Comisionado Adjunto expresó su preocupación por la Comisión Nacional, observando que ha fracasado en su objetivo de “cumplir las normas internacionalmente reconocidas de metodología e imparcialidad” y “todavía tiene que clarificar cómo su trabajo podría facilitar mecanismos viables de rendición de cuentas”. El mecanismo de investigación de la coalición liderada por Arabia Saudita (JIAT, por sus siglas en inglés) tampoco ha llevado a cabo investigaciones creíbles de las presuntas violaciones y abusos. La coalición ha puesto en duda su alegado compromiso con la rendición de cuentas con su continua negación general de las violaciones y los abusos documentados por una serie de fuentes creíbles. El año pasado, Arabia Saudita amenazó con retirar su apoyo financiero a programas cruciales de la ONU si el Secretario General no borraba a la coalición de su listado anual de la vergüenza por cometer violaciones contra niños.

Durante dos años, el Alto Comisionado ha instado y sigue instando a que se lleve a cabo una investigación internacional independiente.

Las víctimas de abusos en Yemen no pueden permitirse esperar más a que se lleven a cabo investigaciones creíbles de las graves violaciones y abusos que se siguen cometiendo. Por eso instamos al Consejo de Derechos Humanos a establecer, durante su 36ª sesión, una pesquisa internacional independiente para investigar las presuntas violaciones y abusos del derecho internacional de derechos humanos y las violaciones del derecho internacional humanitario cometidas por todas las partes enfrentadas en el conflicto de Yemen. La investigación debería tener el mandato de establecer los hechos y las circunstancias, y de recabar y preservar evidencias y clarificar la responsabilidad por las presuntas violaciones y abusos del derecho internacional de derechos humanos y violaciones del derecho internacional humanitario, enfocada en acabar con la impunidad y asegurar la rendición de cuentas.

Le urgimos a apoyar el lanzamiento de dicha investigación por el Consejo durante la próxima sesión.

Aprovechamos la oportunidad para reiterarle, su excelencia, el testimonio de nuestra más alta y distinguida consideración.​

  1. ALQST Advocating for Human Rights in Saudi Arabia
  2. Americans for Democracy & Human Rights in Bahrain (ADHRB)
  3. Amnesty International
  4. Arab Program for Human Rights Activists
  5. Arabic Federation for Democracy, Palestine
  6. Arabic Network for Human Rights Information (ANHRI)
  7. Association for Human Rights in Ethiopia (AHRE)
  8. Avaaz
  9. Bahrain Institute for Rights and Democracy (BIRD)
  10. Cairo Institute for Human Rights Studies
  11. CIVICUS
  12. Conectas, Brazil
  13. Control Arms
  14. Corporación Humanas
  15. Defend Defenders (the East and Horn of Africa Human Rights Defenders Project) 
  16. Dove Tales
  17. English PEN
  18. European-Saudi Organisation for Human Rights (ESOHR)
  19. Friends Committee on National Legislation, US
  20. Global Centre for the Responsibility to Protect
  21. Gulf Centre for Human Rights
  22. Human Rights and Democracy Media Centers (SHAMS)
  23. Human Rights Defenders Network, Sierra Leone
  24. Human Rights Law Centre, Australia 
  25. Human Rights Watch
  26. InterAfrica Group
  27. International Federation for Human Rights (FIDH)
  28. International Platform against Impunity
  29. International Service for Human Rights (ISHR)
  30. MADRE
  31. Marib Dam Foundation for Social Development, Yemen
  32. Medecins du Monde
  33. Migrant Forum in Asia
  34. Mwatana Organisation for Human Rights, Yemen
  35. NGO Working Group on Women, Peace and Security
  36. Pan African Human Rights Defenders Network
  37. Partnership for Justice, Nigeria
  38. PAX
  39. PEN International
  40. Physicians for Human Rights
  41. Reprieve
  42. Saferworld
  43. Society for Threatened Peoples, Germany
  44. Win Without War, US
  45. World Organisation Against Torture (OMCT)
  46. Yemen Peace Project, US
  47. CARE
  48. Yemen Humanitarian Forum
  49. Sisters Arab Forum for Human Rights (SAF)
  50. Oyu Tolgoi Watch, Mongolia
  51. Rivers Without Boundaries, Mongolia
  52. Corruption Watch
  53. Center for Constitutional Rights
  54. Defence for Children International (DCI)
  55. Human Rights Clinic (Columbia Law School)
  56. Reporters Without Borders (RSF)
  57. [Nombre reservado], Yemen*
  58. [Nombre reservado], Yemen*
  59. [Nombre reservado], Yemen*
  60. [Nombre reservado], Yemen*
  61. [Nombre reservado], Yemen*
  62. [Nombre reservado], Yemen*
  63. [Nombre reservado], Yemen*
  64. [Nombre reservado], Yemen*
  65. [Nombre reservado], Yemen*
  66. [Nombre reservado], Yemen*
  67. [Nombre reservado], Yemen*

*Otras 11 organizaciones yemeníes respaldaron la carta, pero pidieron que no se revelaran los nombres de sus organizaciones en la lista pública debido a temores de represalias. Sus nombres están en el archivo de Human Rights Watch.

El comunicado de prensa original había enumerado a 57 organizaciones y desde entonces se ha actualizado para reflejar otros cinco signatarios, enumerados aquí, ahora con un total de 62.

 SEGUNDA ACTUALIZACIÓN:
El comunicado de prensa anterior había enumerado a 62 organizaciones y desde entonces se ha actualizado para reflejar a otros cinco signatarios, enumerados aquí, por lo que ahora suman 67.