Skip to main content

Corea del Norte: Kim Jong-Un debe responder por abusos

Persiste la inacción ante aberrantes violaciones de derechos humanos

(Seúl, 27 de enero de 2016) – El líder autoritario de Corea del Norte Kim Jong-Un debe rendir cuentas por haber permitido graves violaciones de derechos humanos y delitos de lesa humanidad, señaló hoy Human Rights Watch en su Informe Mundial 2016.

En el Informe Mundial 2016 de 659 páginas, su 26ª edición, Human Rights Watch examina prácticas de derechos humanos en más de 90 países. En el ensayo introductorio, el director ejecutivo Kenneth Roth escribe que la propagación de los ataques terroristas más allá de Oriente Medio y los enormes flujos de refugiados provocados por la represión y el conflicto llevaron a muchos gobiernos a restringir los derechos, lo se tradujo en esfuerzos erróneos por proteger su seguridad. Al mismo tiempo, los gobiernos autoritarios en todo el mundo, temerosos de la disidencia pacífica que a menudo se ve magnificada por las redes sociales, emprendieron su ofensiva más intensa en los últimos tiempos contra los grupos independientes.

“Kim Jong-Un y su gobierno se engañan si creen que podrán librarse para siempre de rendir cuentas ante la comunidad internacional por las violaciones de derechos humanos que siguen perpetrando contra la población norcoreana”, señaló Phil Robertson, subdirector para Asia de Human Rights Watch. “En vez de persistir en un negacionismo que no ha convencido a nadie, el gobierno de Corea del Norte debería cambiar de curso y concluir inmediatamente las violaciones de derechos humanos que hoy todavía persisten y que, según señaló Naciones Unidas, no tienen equivalente en el mundo contemporáneo”.

En 2015, Corea del Norte intensificó la represión, aumentó los controles fronterizos, castigó con severidad a quienes intentaron salir del país sin autorización y endureció las restricciones a la libertad de circulación dentro del país. El gobierno también castigó a quienes comprobó que tenían información no autorizada procedente del extranjero, como artículos de noticias, películas, programas de televisión, fotografías y, en algunos casos, recurrió a la ejecución pública de transgresores con el fin de aterrorizar y generar sumisión.

Corea del Norte reprime sistemáticamente derechos civiles y políticos básicos, como las libertades de asociación, reunión y expresión, y persigue a quienes participan en actividades religiosas. También se niegan sistemáticamente los derechos laborales. Aunque el gobierno está en manos del Partido de los Trabajadores de Corea, que afirma representar a las clases trabajadoras, Corea del Norte es uno de los pocos estados en el mundo que se niegan a formar parte de la Organización Internacional del Trabajo. El acceso adecuado a alimentos, atención médica, educación y otros servicios sigue siendo limitado, sobre todo para la mayoría de personas que no pertenecen a la clase privilegiada conforme al songbun, el sistema de castas impuesto por el gobierno.

Una Comisión de Investigación de la ONU informó en febrero de 2014 que el gobierno norcoreano había cometido violaciones de derechos humanos sistemáticas de una magnitud y gravedad sin igual en el mundo contemporáneo, como exterminio, homicidios, esclavitud, torturas, encarcelamiento, violaciones sexuales, abortos forzados y otros tipos de violencia sexual. El 10 de diciembre de 2015, el Consejo de Seguridad de la ONU debatió formalmente sobre la situación de los derechos humanos en Corea del Norte por segundo año consecutivo. El desempeño de Corea del Norte en materia de derechos humanos también fue condenado en marzo por el Consejo de Derechos Humanos de la ONU y en diciembre por la Asamblea General, mediante resoluciones adoptadas por amplia mayoría.

“Los gobiernos de todo el mundo deberían plantear la situación de los derechos humanos como eje de todas sus interacciones con Corea del Norte”, opinó Robertson. “El pueblo de Corea del Norte depende de esa presión para que cese finalmente el extensísimo repertorio de violaciones de derechos humanos que determinan su vida cotidiana”.

Your tax deductible gift can help stop human rights violations and save lives around the world.

Región / País