Imagen de la pantalla que muestra el conteo final de los votos que aprueban la Ley sobre Violencia contra la Mujer; 28 de febrero de 2013.

Photo courtesy of SenatorLeahy: pic.twitter.com/kUhLu6WxmE

(Washington, DC) – Los esfuerzos bipartidistas para garantizar la seguridad de todas las víctimas de violencia doméstica deben continuar tras la aprobación en el Congreso de la prórroga a la Ley sobre Violencia contra la Mujer (Violence Against Women Act, VAWA) el 28 de febrero de 2013, señaló hoy Human Rights Watch. La norma contiene disposiciones destinadas a mejorar el acceso a justicia y servicios por parte de víctimas de distinta procedencia social, ahora, los esfuerzos sucesivos deberían impulsar también la protección de inmigrantes que son víctimas de violencia cuando se inicie el proceso de reforma integral del sistema inmigratorio, indicó Human Rights Watch.

El proyecto aprobado por la Cámara de Representantes aborda los obstáculos que enfrentan las víctimas de violencia que son miembros de tribus indígenas estadounidenses cuando intentan acceder a la justicia. A su vez, contempla garantías para proteger frente a la discriminación a víctimas de la población de lesbianas, gais, bisexuales y personas transgénero (LGBT), y amplía en forma moderada las protecciones para víctimas inmigrantes. Las iniciativas para prorrogar la VAWA durante el último período de sesiones del Congreso se vieron estancadas debido a diferencias sobre estos puntos entre la Cámara de Representantes y el Senado.
“El Congreso se reunió en el día de hoy y puso a un lado las diferencias partidarias para dar prioridad a la protección de las víctimas de violencia”, aseveró Meghan Rhoad, investigadora sobre derechos de la mujer de Human Rights Watch. “Si mantiene esta postura de cooperación, el Congreso podrá profundizar los esfuerzos para asegurar que todas las personas tengan acceso a justicia, servicios y seguridad”.

La VAWA es la principal ley federal que contempla garantías y servicios legales para contrarrestar los abusos domésticos, la violencia sexual y el acoso. El Congreso ha prorrogado la VAWA en dos ocasiones desde que fue sancionada originalmente en 1994. El 12 de febrero de 2013, el Senado aprobó con 78 votos a favor el proyecto S. 47, una iniciativa impulsada por ambas bancadas para prorrogar la VAWA. La Cámara de Representantes aprobó el proyecto S. 47 con una mayoría de 286 contra 138 votos. La Cámara efectuó la votación tras rechazar otro proyecto de ley que habría atenuado las protecciones para las víctimas, expresó Human Rights Watch.

El proyecto aprobado por la Cámara de Representantes aborda aspectos sobre competencia que obstaculizan la posibilidad de procesar a hombres que no pertenecen a la población aborigen estadounidense por actos de violencia cometidos contra mujeres de estas comunidades. El proyecto restablecería la competencia de los tribunales tribales de la población de aborígenes estadounidenses en estos casos cuando los hechos de violencia doméstica y la violencia en el marco de vínculos de pareja se produzcan en territorios tribales. Actualmente, ni las autoridades estatales ni tribales tienen competencia en estas situaciones. A pesar de que el gobierno federal sí tiene competencia, a menudo no considera prioritario el juzgamiento de delitos menores vinculados con la violencia que se manifiesta en el ámbito doméstico y las relaciones de pareja.

El proyecto de prórroga de la VAWA incluye disposiciones contra la discriminación que procuran garantizar el acceso igualitario a servicios indispensables por parte de personas LGBT que sean víctimas de violencia. Proveedores de servicios de todo el país reconocieron a las víctimas LGBT como un grupo relegado en el acceso a estos servicios.

La norma amplía las protecciones destinadas a mujeres inmigrantes al incorporar el acoso a la lista de delitos graves contemplados para la visa de tipo “U”, de carácter temporario, que permite a inmigrantes que son víctimas de delitos graves permanecer en Estados Unidos para brindar asistencia a las autoridades de aplicación de la ley durante la investigación y el juzgamiento del hecho. En proyectos anteriores sobre la VAWA se incluían otras mejoras vinculadas con la visa “U”, como ampliar la disponibilidad de esta categoría de visas. Actualmente, solamente se expiden 10.000 visas de tipo “U” al año.

El senador Patrick Leahy, que impulsó el proyecto sobre la VAWA, destacó que el tema de las visas de categoría “U” podrá ser analizado nuevamente cuando el Congreso evalúe las propuestas para efectuar una reforma inmigratoria integral. Aumentar la cantidad de visas “U” disponibles y describir claramente cuáles son las condiciones del proceso de otorgamiento son pasos necesarios para asegurar que esta visa permita a los inmigrantes que son víctimas de violencia dejar atrás una situación de abuso, indicó Human Rights Watch.

“El debate sobre una reforma inmigratoria integral ofrecerá otra oportunidad para que los legisladores brinden carácter prioritario a la seguridad de las víctimas de violencia”, señaló Rhoad. “Entre otras medidas importantes, el programa de visas de tipo “U” debería expandirse para que las víctimas de violencia que son inmigrantes no se vean nuevamente obligadas a elegir entre ser deportadas o tolerar una vida de abusos”.