En una decisión histórica contra la impunidad en México, se formularon cargos contra el ex Presidente de México Luis Echeverría y otros altos funcionarios por asesinatos políticos cometidos en los setenta, señaló hoy Human Rights Watch.

"Al elevar una acusación contra un ex Presidente de México, el fiscal especial ha tomado una decisión que era impensable en México años atrás," dijo José Miguel Vivanco, Director Ejecutivo de la División de las Américas de Human Rights Watch.

Esta mañana, el Fiscal Especial mexicano, Ignacio Carrillo Prieto, formuló cargos contra el Presidente Echeverría y otros 11 oficiales, relacionados con la "masacre de Corpus Cristi", ocurrida en 1971. En dicha ocasión, la policía y fuerzas paramilitares fueron acusadas de haber matado a por lo menos 30 estudiantes que protestaban en Ciudad de México.

Ignacio Carrillo Prieto fue designado por el Presidente Vicente Fox en 2002 para investigar y enjuiciar los abusos cometidos en el pasado contra los derechos humanos de disidentes y grupos de la oposición durante los gobiernos anteriores.

"Esperamos que el caso culmine con un verdadero juicio de responsabilidades y sanciones contra los responsables de esas violaciones," dijo Vivanco. "Las autoridades mexicanas deben demostrar que los responsables de crímenes como estos no seguirán gozando de impunidad".