En el próximo diálogo sobre derechos humanos entre la UE e Irán, los funcionarios de la Unión Europea deben adoptar una estrategia mucho más dura de la que han adoptado en encuentros anteriores con el gobierno iraní.

Human Rights Watch instó a la delegación de la UE que visitará Teherán del 14 al 15 de junio a que exija a Irán que cumpla criterios concretos para poner fin a los abusos.

En un informe de 73 páginas publicado el 7 de junio, "Like the Dead in Their Coffins: Torture, Detention, and the Crushing of Dissent in Iran" (Como los muertos en sus ataúdes: tortura, detención y represión de la disidencia en Irán), Human Rights Watch documenta las torturas contra detenidos políticos en presencia de jueces, la detención en absoluto aislamiento durante semanas y la negación de las garantías procesales fundamentales.

En las últimas semanas, cientos de manifestantes estudiantiles han sido citados a comparecer en tribunales de todo el país o enviados a comités disciplinarios de universidades para recibir un castigo. El mes pasado, una serie de detenidos políticos con un permiso médico de una semana recibieron duras condenas de prisión por los artículos que habían publicado.

"Teniendo en cuenta el ambiente de derechos humanos que se respira hoy en día en Irán, un 'diálogo' discreto en Teherán se prestaría a malas interpretaciones," dijo Sarah Leah Whitson, directora ejecutiva de la División de Medio Oriente y Norte de África de Human Rights Watch. "La Unión Europea tiene que condenar públicamente la campaña de represión actualmente en marcha".

Los tribunales iraníes han suspendido a un número creciente de periódicos independientes de Irán, y numerosos periodistas e intelectuales han sido enjuiciados por violar disposiciones de la Ley Prensa y del Código Penal.

Esta reunión constituirá la cuarta ronda del diálogo UE-Irán en materia de derechos humanos. Se han celebrado tres encuentros similares desde diciembre de 2002.

Human Rights Watch instó a la Unión Europea a que transmita claramente el mensaje de que si Irán no enfrenta estas graves y sistemáticas violaciones de los derechos humanos fundamentales tendrá consecuencias negativas para otras áreas de cooperación entre la UE e Irán. La Unión Europea debe condicionar la continuación del diálogo y las negociaciones comerciales a las mejoras claras y concretas de la conducta de Irán en materia de derechos humanos; y pedir a Irán que, antes del próximo diálogo, aplique estas medidas, que incluyen:

  • Poner en libertad de todos los presos políticos detenidos actualmente por ejercer legalmente su derecho a la libertad de expresión, asociación y reunión; entre ellos, destacados disidentes cuya salud se encuentra ahora en peligro como Hashem Aghajari, Siamak Pourzand, Akbar Ganji, Abbas Abdi y Ahmad Batebi;
  • Crear mecanismos específicos de aplicación de las leyes contra la tortura recientemente aprobadas, que incluyan la rendición de cuentas de los jueces y de quienes interrogan y torturan a los detenidos;
  • Realizar una investigación sobre las prisiones secretas, permitiendo total acceso a los observadores internacionales;
  • Disponer la investigación independiente de jueces y fiscales que violen las leyes iraníes e internacionales relativas a los derechos de los acusados y la prohibición de los malos tratos y la tortura;
  • Invitar a esta ronda de diálogo a organizaciones no gubernamentales legítimas e independientes, tales como el Centro de Defensores de los Derechos Humanos encabezado por la Premio Nóbel Shirin Ebadi, en lugar de las que tienen significativas conexiones con el gobierno.