Skip to main content

Costa Rica se convierte en el primer país de América Central en legalizar el matrimonio entre personas del mismo sexo

Se suma a seis vecinos latinoamericanos al reconocer el matrimonio igualitario

Hoy, Alexandra Quiros y Dunia Araya fueron la primera pareja del mismo sexo en casarse en Costa Rica, al legalizarse el matrimonio igualitario en el país.

Llevó un tiempo que esto fuera posible. En 2016, Costa Rica solicitó a la Corte Interamericana de Derechos Humanos que interpretara el derecho a la privacidad y el derecho a la protección igualitaria conforme a la Convención Americana de Derechos Humanos. En una emblemática opinión de 2017, la Corte Interamericana de Derechos Humanos expresó que todos los derechos aplicables a las parejas heterosexuales debían extenderse a las parejas del mismo sexo. Luego, en 2018, la Sala Constitucional de Costa Rica adhirió a esa opinión y se pronunció a favor del matrimonio igualitario.

Este día no llegó sin que hubiera una batalla. El matrimonio entre personas del mismo sexo fue una cuestión que dividió al electorado durante la campaña presidencial de 2018 en Costa Rica, en la cual un candidato evangélico de derecha se comprometió a ignorar la opinión del órgano interamericano. Aunque perdió las elecciones, logró igualmente polarizar a la sociedad costarricense. Previamente este mes, algunos legisladores incluso llegaron a los puños por una propuesta para dilatar la entrada en vigor de la sentencia de la Sala Constitucional.

Pero hoy es un día de celebración. Costa Rica se suma a los otros 28 países del mundo que brindan acceso al matrimonio a las parejas del mismo sexo, y promueve el matrimonio igualitario en América Latina, como lo han hecho antes Argentina, Brasil, Colombia, Ecuador y Uruguay. En México, 18 estados y el distrito federal han reconocido el matrimonio igualitario, mientras que en los otros 13 estados las parejas del mismo sexo pueden casarse  pero deben antes obtener una orden judicial.

Costa Rica debería convertirse en un ejemplo para sus vecinos centroamericanos, donde los derechos de las personas lesbianas, gais, bisexuales y transexuales (LGBT) siguen estando más relegados. En Guatemala, por ejemplo, el Congreso está tratando un proyecto para mantener la ilegalidad del matrimonio entre personas del mismo sexo. En Panamá, en octubre de 2019 algunos legisladores propusieron una reforma constitucional que definiría al matrimonio como la unión entre un hombre y una mujer.

Más allá de América Central, la senda seguida por Costa Rica para el reconocimiento del matrimonio igualitario puede motivar a que haya un mayor respeto de las normas y las instituciones de derechos humanos. Desde la solicitud que planteó en 2016 a la Corte Interamericana, Costa Rica ha demostrado un compromiso con el espíritu de los principios de derechos humanos en este ámbito y con la dignidad de sus ciudadanos LGBT.

Your tax deductible gift can help stop human rights violations and save lives around the world.

Región / País