Manifestantes contra el gobierno protestan contra el Presidente Lenin Moreno y sus políticas económicas durante una marcha en Quito, Ecuador, el 8 de octubre de 2019.

© 2011 AP Photo/Fernando Vergara

(Washington D.C., 11 de octubre de 2019) —Las autoridades ecuatorianas deberían investigar y juzgar a los manifestantes que cometieron graves actos de violencia y a los miembros de las fuerzas de seguridad que hayan respondido con un uso excesivo de la fuerza durante las protestas en curso contra el gobierno, expresó hoy Human Rights Watch.

Las protestas empezaron el 3 de octubre de 2019, luego de que el Presidente Lenín Moreno aprobara medidas de austeridad que eliminaron un subsidio al combustible de USD 1.300 millones. En respuesta, conductores de taxis y autobuses, estudiantes y miles de miembros de comunidades indígenas salieron a protestar a las calles, lo cual derivó en días de gran conflictividad social.

“Las autoridades ecuatorianas deberían llevar a cabo investigaciones oportunas, exhaustivas e imparciales sobre los señalamientos de uso excesivo de la fuerza por miembros de las fuerzas de seguridad y de violaciones de las garantías de debido proceso, así como de actos de violencia cometidos por manifestantes”, apuntó José Miguel Vivanco, director para las Américas de Human Rights Watch. “La rendición de cuentas es clave para asegurar el derecho de las víctimas a la justicia y constituye un eficaz factor de disuasión”.

Agentes de la policía ecuatoriana han arrojado gases lacrimógenos de manera indiscriminada contra manifestantes, en algunos casos en espacios cerrados o desde una distancia suficientemente corta como para provocar lesiones, según entrevistas realizadas por Human Rights Watch. La Defensoría del Pueblo informó que las autoridades ecuatorianas habían detenido a más de 1,000 personas y que algunos detenidos no pudieron contactarse con familiares ni entrevistarse con abogados.

Muchos manifestantes han actuado con notoria violencia, arrojando piedras y cócteles Molotov, agrediendo a policías, quemando vehículos militares, saqueando y vandalizando edificios y espacios públicos.