Un hombre posa con un retrato de Santiago Maldonado, durante una manifestación para demandar que el gobierno tome acciones eficaces para encontrarlo, en Buenos Aires, Argentina, 11 de agosto de 2017.  

© 2017 Marcos Brindicci/Reuters

Se intensifica la presión para que Argentina encuentre a Santiago Maldonado, de 28 años, quien desapareció, tal vez como consecuencia de una desaparición forzada, luego de que miembros de las fuerzas de seguridad dispersaran una protesta en el sur de Argentina el 1 de agosto.

Maldonado, que estaba visitando una comunidad indígena mapuche en Cushamen, en la provincia sureña de Chubut, habría sido visto por última vez por lugareños cuando la Gendarmería —una fuerza de seguridad federal— dispersó una manifestación el 1 de agosto. En la prensa se indicó que Maldonado estaba allí para apoyar los reclamos territoriales de los mapuches y su oposición a la extradición del líder indígena Jones Huala, solicitado por las autoridades chilenas debido a su presunta participación en el incendio de un edificio y el intento por prender fuego a un carabinero en 2013.

Los residentes habrían corrido hacia un río cercano para escapar de miembros de las fuerzas de seguridad que habrían disparado balas de plomo y de goma en su dirección. Algunos residentes habrían visto a Maldonado quedar rezagado y escuchado cuando los agentes de seguridad decían “acá tenemos a uno” y “estás detenido”. Otro lugareño afirma haber visto a agentes de seguridad que golpeaban a un hombre, y otros indican que vieron a los agentes cuando subían a alguien por la fuerza a una camioneta. Aunque nadie pudo ver quién fue introducido en la camioneta, la comunidad afirma que no hay ninguna otra persona de la zona cuyo paradero se desconozca.

La semana pasada, el Comité de las Naciones Unidas contra la Desaparición Forzada exhortó al gobierno argentino a tomar medidas urgentes para localizar a Maldonado. Conforme al derecho internacional, una desaparición forzada ocurre cuando agentes estatales detienen a una persona, pero se niegan a reconocer su detención o proveer información sobre la ubicación o destino del detenido.

Los fiscales encontraron elementos de prueba, incluidos cabellos, en una base de Gendarmería, que actualmente están siendo analizados como parte de una investigación en curso. Según medios de prensa, el 14 de agosto, dos miembros de la comunidad Mapuche declararon ante el juez que investiga el caso que vieron a miembros de la Gendarmería llevarse a Maldonado.

Diversos funcionarios gubernamentales, incluida la ministra de Seguridad Patricia Bullrich y el secretario de Derechos Humanos Claudio Avruj, han manifestado que el gobierno está buscando activamente a Maldonado. Bullrich afirmó el 11 de agosto que no había registros de que Maldonado hubiera sido detenido, y está previsto que brinde un informe exhaustivo del caso ante una comisión del Senado el 16 de agosto.

Cuando alguien desaparece, independientemente de cuáles sean las circunstancias, el tiempo es un elemento esencial. Sobre todo cuando la persona podría haber sido víctima de una desaparición forzada por parte de agentes de seguridad. El gobierno argentino debería, con carácter prioritario, garantizar que la investigación sea efectiva y capaz de determinar, en el plazo más breve posible, qué sucedió con Maldonado y cuál es su paradero.