Consuelo Morales

© 2011 Patricia Williams

El premio Alison Des Forges de Human Rights Watch destaca el valor de las personas que ponen en riesgo su vida para proteger la dignidad y los derechos de los demás. Human Rights Watch colabora con estos valientes activistas para crear un mundo en el cual las personas vivan sin violencia, discriminación ni opresión.

La hermana Consuelo Morales trabaja en México para defender a las víctimas de violaciones de derechos humanos y hacer que los responsables de estos delitos rindan cuentas por sus actos.

Después de haber trabajado durante varios años con comunidades indígenas en Veracruz y con niños que viven en la calle en el Distrito Federal, Morales regresó a su ciudad natal de Monterrey en 1992. Allí se encontró con una comunidad plagada de abusos y sin ninguna organización de derechos humanos. Ayudó a fundar la organización Ciudadanos en Apoyo de Derechos Humanos (CADHAC) para llenar ese vacío y, desde aquel momento, la dirige. Desde hace casi dos décadas, CADHAC trabaja sobre un amplio abanico de problemas graves de derechos humanos ocurridos en Nuevo León: desde los abusos que se cometen en orfanatos del estado hasta el desplazamiento forzado que expulsa a personas de sus tierras.

Desde que en 2007 el Presidente Felipe Calderón desplegó a los militares para hacer frente a los violentos carteles del narcotráfico en México, las violaciones de derechos humanos en Nuevo Leónhan aumentado vertiginosamente. Las fuerzas de seguridad han cometido abusos generalizados contra la población civil, que incluyen asesinatos, torturas y “desapariciones”, pero casi ninguno de los soldados y policías responsables ha rendido cuentas por estos hechos. Bajo la dirección de Morales, CADHAC ha asumido el liderazgo en la documentación de estas violaciones, ha litigado los casos más importantes y ha coordinado campañas públicas para exigir justicia. La organización también proporcionó asistencia clave a víctimas, tanto de las fuerzas armadas como de los carteles, incluyendo tratamiento psicológico y grupos de apoyo. Morales ha asumido un riesgo considerable al llevar adelante su labor, y persevera en sus esfuerzos pese a que es acosada y amenazada constantemente.  

Human Rights Watch desea distinguir a la Hermana Consuelo Morales por sus valientes esfuerzos para terminar con la impunidad con la que actúan las fuerzas de seguridad y ayudar a las víctimas de abusos cometidos durante la “guerra contra las drogas” de México.