(Nueva York). Chile debe minimizar el riesgo de que el ex presidente peruano Alberto Fujimori se escape de Chile para evitar ser extraditado al Perú por cargos de corrupción y de violaciones a los derechos humanos, dijo hoy Human Rights Watch.

Ayer, Fujimori salió del centro donde había estado detenido durante los últimos seis meses, después de que una Sala de la Corte Suprema de Chile anunciara la decisión de concederle a Fujimori la libertad condicional. La Corte decidió asimismo mantener una orden de arraigo, que le prohíbe a Fujimori salir de Chile mientras se emite la decisión final sobre las solicitudes de extradición presentadas por Perú. No obstante, Human Rights Watch manifestó preocupación por el riesgo de que, al quedar en libertad, Fujimori intente evadir el regreso al Perú.

“Fujimori ya ha evadido la justicia en el pasado huyendo a otros países”, dijo José Miguel Vivanco, el Director de Human Rights Watch para América. “Es esencial que Chile adopte medidas efectivas para que Fujimori permanezca allí hasta que la Corte falle sobre su extradición.”

La libertad de Fujimori está condicionada al pago de una fianza de US$2.868 (1,500,000 pesos chilenos) y a que se presente mensualmente en un centro de detención.

Fujimori llegó a Chile el 6 de noviembre de 2005. Había huido del Perú en medio de un gran escándalo de corrupción a fines de 2000, cuando aún era presidente. Renunció a la presidencia mediante fax desde el Japón y, posteriormente, evitó ser juzgado en Perú al permanecer en Japón, donde obtuvo la nacionalidad japonesa.

Después de su sorpresiva llegada a Chile, las autoridades peruanas presentaron numerosas solicitudes oficiales para la extradición de Fujimori. Entre otros delitos, a Fujimori se lo acusa de responsabilidad en las masacres de Barrios Altos y La Cantuta, ejecutadas por un escuadrón de la muerte en 1991 y 1992, en las que murieron 25 personas. También se le acusa de haber ordenado interceptaciones telefónicas masivas, sobornado a congresistas y desviado millones de dólares de fondos del Estado para su enriquecimiento personal y varios otros fines ilícitos.

“Fujimori por fin se encuentra frente a una posibilidad real de ser extraditado al Perú, así que tiene fuertes motivos para tratar de escaparse, además de los recursos para hacerlo,” agregó Vivanco. “Es de la mayor importancia que las autoridades chilenas garanticen que Fujimori no pueda abusar de su libertad condicional para evadir la justicia.”