(Nueva York) - La condena penal de Vladimiro Montesinos, ex-jefe de del servicio de inteligencia peruano, representa un hito en la historia del país, aseguró hoy Human Rights Watch. Montesinos fue sentenciado a nueve años y cuatro meses de prisión, hecho que constituye un fallo histórico en un país acostumbrado a años de impunidad.

"Montesinos ha sido juzgado y sentenciado por socavar la democracia en Perú," dijo José Miguel Vivanco, Director Ejecutivo de la División de las Américas de Human Rights Watch. "También esperamos que sea procesado por las graves violaciones a los derechos humanos de las cuales es responsable."

Además de condenarlo a prisión, el juez Saúl Peña, de la corte anticorrupción, conminó a Montesinos a pagar 2.8 millones de dólares (10 millones de soles) al Estado en concepto de daños, y también lo inhabilitó para ejercer la abogacía por un lapso de dos años.

Montesinos, asesor directo del entonces Presidente Alberto Fujimori, asumió como jefe de facto del Servicio de Inteligencia Nacional (SIN) a comienzos de 1990. Valiéndose del SIN como una herramienta de poder, propulsó los cambios necesarios en la estructura de las fuerzas armadas, del Poder Judicial y del Congreso para sostener las dos décadas de Fujimori en el poder.

Montesinos también organizó el Grupo Colina, un escuadrón de la muerte responsable de dos masacres cometidas a comienzos de los 90 y de acosar e intimidar a los opositores a Fujimori. En la actualidad Montesinos enfrenta cargos de asesinato y otros crímenes, que han sido atribuidos a dicho escuadrón de la muerte. Es posible que surjan nuevas pruebas en los juicios contra Fujimori, quien actualmente reside en Japón, por ordenar o encubrir estos asesinatos. El actual gobierno peruano reclama la extradición de Fujimori por éstos y otros crímenes.