Skip to main content

EE. UU.: Diferencias asociadas con la Covid-19 son un reflejo del racismo y los abusos

Declaración de Human Rights Watch en la Comisión de Medios y Arbitrios de la Cámara de Representantes de EE. UU.

Healthcare workers at Brooklyn's Kings County Hospital show their solidarity with the Black Lives Matter movement during the coronavirus pandemic, New York, June 4, 2020. © 2020 AP Photo/Mark Lennihan

(Washington D.C.) – El gobierno de Estados Unidos debería adoptar medidas enérgicas para terminar con las violaciones de derechos humanos y el racismo estructural que provocan disparidades raciales en relación con la Covid-19 y han propiciado protestas multitudinarias en todo el país, señaló hoy Human Rights Watch en una declaración escrita ante la Comisión de Medios y Arbitrios de la Cámara de Representantes de EE. UU. Los datos disponibles indican que las personas negras y mestizas en Estados Unidos tienen más probabilidades de enfermar de gravedad y morir a causa de la Covid-19.

Human Rights Watch instó al gobierno de EE. UU. a atender los factores subyacentes que provocan disparidades raciales en las tasas de enfermedad y muerte por Covid-19. Entre tales factores se incluye que EE. UU. no ha protegido cabalmente los derechos humanos de las personas negras y mestizas, y también las políticas gubernamentales que han contribuido de manera directa a las disparidades raciales relacionadas con salud, vivienda, derecho penal y otras áreas.

“En todos los niveles gubernamentales de EE. UU. no se hace lo suficiente para proteger los derecho básicos de las personas negras y mestizas, y esto potencia su vulnerabilidad a la Covid-19”, explicó Alison Parker, directora ejecutiva del programa sobre EE. UU. de Human Rights Watch. “El Congreso debería adoptar medidas concretas y contundentes para garantizar los derechos humanos de todas las personas y acabar con el racismo estructural que está presente en numerosas instituciones y aspectos de la vida en Estados Unidos”.

Human Rights Watch señaló varios ámbitos en los que no se protegen los derechos humanos de las personas negras y mestizas. Tales falencias se potencian entre sí y agravan los riesgos que la Covid-19 representa para las personas de color. Esto incluye:
 

  • La discriminación racial en el accionar policial y el encarcelamiento, que quedó una vez más bajo la mirada pública con el asesinato de George Floyd a manos de la policía, expone a la comunidad de personas negras y mestizas a un riesgo mayor de contagio de Covid-19 durante la detención. Diversos estudios han mostrado que la discriminación en la actuación policial también se asocia con estrés, ansiedad, menores oportunidades económicas y resultados de salud deficientes, todos factores que pueden agudizar el riesgo de enfermar gravemente a causa de la Covid-19.
  • Las comunidades de color de Estados Unidos, sobre todo los estadounidenses nativos que viven en reservas, se enfrentan a la Covid-19 sin acceso suficiente y asequible al agua, un derecho humano cuya efectividad es indispensable para reducir el riesgo de contagio.
  • El derecho humano a no sufrir segregación racial nunca se ha protegido adecuadamente en Estados Unidos. Las investigaciones indican que hay un nexo entre los altos índices de segregación racial y los resultados de salud deficientes en Estados Unidos, incluso en relación con la Covid-19.  
  • En el caso de los trabajadores “esenciales” de bajos ingresos, el riesgo que ya enfrentan en  relación con la Covid-19 se exacerba por la inacción del gobierno cuando este no protege los derechos a un lugar de trabajo seguro y salubre.
  • Cuando no se protege el derecho de las personas de color a un nivel de vida adecuado, tienen más probabilidades de vivir en espacios reducidos, usar transporte público y exponerse al virus en su lugar de trabajo. Como resultado de que perciben ingresos más bajos y tienen mayor nivel de endeudamiento, la pobreza es más acentuada entre las comunidades negras y latinas. Cerca del 21 % de las personas negras y el 18 % de las personas hispanas viven bajo la línea de la pobreza, en comparación con el 8 % de las personas blancas.
  • Antes de la pandemia de Covid-19, la mortalidad asociada con los nacimientos ya era más marcada para las mujeres negras en Estados Unidos. Las políticas que implementan algunos hospitales en respuesta a la Covid-19, como limitar el apoyo en los nacimientos y alentar las altas tempranas, se combinan con el racismo estructural en el campo de la medicina para aumentar el riesgo de resultados perniciosos para la salud de las mujeres negras durante la pandemia.

Las normas internacionales de derechos humanos exigen a los gobiernos no solo proteger los derechos de todas las personas, sino además adoptar medidas efectivas para superar la discriminación estructural.

Human Rights Watch recomendó que el Congreso de EE. UU. enfoque la asistencia federal relacionada con la Covid-19 en aquellas personas que más la necesitan, como las personas de color de bajos ingresos, incluidos los inmigrantes; que oriente los programas de asignaciones federales a superar las disparidades raciales sistémicas en áreas como salud y educación; que establezca condiciones para la asistencia federal, de modo de presionar a los gobiernos federal y de los estados para que abandonen la actuación policial como solución a los problemas sociales y, en cambio, inviertan en las comunidades y en la protección de derechos; que reduzca de manera significativa la cantidad de personas en cárceles y centros de detención; y que apruebe la Resolución 40 de la Cámara de Representantes para recabar datos y formular propuestas de resarcimiento por esclavitud.

“Las protestas que se extienden por el país muestran el enojo entendible de la gente por la absoluta ineficacia de Estados Unidos en la erradicación de las prácticas policiales discriminatorias e innecesarias, y por el racismo profundamente arraigado que existe en muchos sistemas”, apuntó Parker. “El Congreso debe estar a la altura de las circunstancias, asegurando inversiones contundentes que aborden de manera genuina las injusticias que atizan las protestas y el sufrimiento que, con una intensidad desproporcionada asociada con la raza, causa la Covid-19”.
 

Your tax deductible gift can help stop human rights violations and save lives around the world.