Luis Carlos Diaz, 13 de abril de 2014.

© 2014 Luis Carlos Diaz
(Nueva York) – Un periodista independiente y activista en línea venezolano acusado de causar el apagón masivo en Venezuela fue detenido arbitrariamente el 11 de marzo de 2019, dijo Human Rights Watch hoy. Michelle Bachelet, la Alta Comisionada para los Derechos Humanos de la ONU, debe solicitar la inmediata liberación del periodista Luis Carlos Díaz.

Díaz salió de su trabajo en Unión Radio el 11 de marzo a las 5:30 pm para dirigirse a su hogar, le dijo Naky Soto, su esposa, también periodista, a Human Rights Watch. Sostuvo que no supo el paradero de Díaz hasta las 2 de la madrugada, cuando más de una decena de agentes de inteligencia – algunos de ellos armados – lo llevaron a su casa, esposado, para realizar un allanamiento. Luego del allanamiento, le dijeron a Soto que se lo llevarían de regreso a una sede de los servicios de inteligencia en Caracas.

“Las autoridades venezolanas actúan como si pudieran cometer abusos impunemente mientras representantes de la Oficina de la Alta Comisionada de Derechos Humanos de la ONU están en el país”, dijo José Miguel Vivanco, director para las Américas de Human Rights Watch. “Bachelet debe enviar un mensaje claro y firme de que esto no será tolerado, pidiendo por la inmediata liberación de Díaz y solicitando acceso ilimitado a todos los centros de detención, incluyendo aquellos de los servicios de inteligencia”.

Un equipo de la oficina de Bachelet se encuentra en Caracas para preparar un próximo viaje de Bachelet a Venezuela. El 12 de marzo, Bachelet y su oficina en Ginebra expresaron preocupación por la “presunta detención” de Díaz y dijeron que la misión técnica en Caracas había solicitado acceso urgente a Díaz. El equipo que se encuentra en Caracas debería tener acceso a todos los centros de detención para identificar y entrevistar a los presos políticos en Venezuela, dijo Human Rights Watch.

Durante el allanamiento, Díaz le dijo a su esposa que había sido detenido por agentes de inteligencia mientras regresaba a su casa en bicicleta. Sostuvo que lo habían golpeado con su casco y se lo llevaron, y que durante su detención los agentes lo golpearon y le dijeron que habían detenido también a su esposa. Los agentes se llevaron computadoras, celulares, dinero en efectivo, y amenazaron con plantarles un cadáver en su casa y acusarlos de homicidio si hablaban sobre lo ocurrido, según Soto.

El 8 de marzo, Diosdado Cabello, un poderoso político chavista, publicó un video en la cuenta de Twitter de su programa de televisión, acusando a Díaz de ser responsable del masivo apagón que ha afectado a casi todo el país por días. El video incluye una parte editada de un programa casero que Díaz hace con Soto y publicaron en internet antes del apagón, en el cual responden preguntas del público. Díaz aparece hablando sobre cómo responder a un “blackout”, recomendándole a la audiencia que salga con sus celulares a registrar lo que esté ocurriendo “hasta que vuelva la luz”. Díaz estaba respondiendo a una pregunta sobre qué podría hacerse en caso de un “blackout” informativo, dijo Soto.

El video de Cabello acusó al “imperialismo” y sus “empleados locales” de intentar derrocar al gobierno y llamó a Díaz “influencer fascistoide”. También incluye la imagen de un tweet del senador estadounidense Marco Rubio y otro del presidente de la Asamblea Nacional, Juan Guaidó, diciendo que “la luz llega con el cese de la usurpación”.

Soto desconoce los cargos formales contra Díaz. Su detención es consistente con un patrón sistemático de detenciones arbitrarias, procesos penales arbitrarios y abusos contra detenidos que Human Rights Watch ha documentado en Venezuela desde 2014.