(Washington D.C.) – Los debates que se desarrollan actualmente sobre la política inmigratoria de EE. UU. deberían centrarse exclusivamente en las personas cuyos derechos y familias se ven afectados, señaló hoy Human Rights Watch. La organización presentó un bot de Twitter automatizado, @ImmigrantsAreUS, que envía por tuit los perfiles de algunos de los casi 25 millones de ciudadanos extranjeros que viven en Estados Unidos, tanto autorizados como no autorizados, a partir de las respuestas que proporcionaron a encuestas de la Oficina del Censo de los Estados Unidos (US Census Bureau). 
 
El bot tuitea respuestas reales a encuestas a partir de una selección aleatoria de ciudadanos extranjeros sondeados por la Oficina del Censo de los Estados Unidos entre 2012 y 2016 en sus Encuestas a la Comunidad Estadounidense. Las encuestas formulan preguntas detalladas a ciudadanos extranjeros sobre sus lazos con comunidades de EE. UU., incluidas preguntas sobre sus familias y hogares, condiciones de vida, ocupación y condiciones laborales. Estos datos contrastan con la retórica del presidente de EE. UU. Donald Trump y algunos congresistas, que describen a los inmigrantes como un lastre para la sociedad y señalan arbitrariamente a aquellos no autorizados como criminales violentos. 
 

Census Bot: @ImmigrantsAreUS

“El Congreso y el presidente deberían formular políticas de inmigración que se basen en la realidad, y no en una culpabilización irracional y nociva”, apuntó Alison Parker, directora adjunta para Estados Unidos de Human Rights Watch. “Nuestro bot enviará tuits con perfiles en forma aleatoria cada hora y mostrarán a los representantes electos las personas que se ven afectadas por sus decisiones sobre detención, deportación o legalización, y como muchos de ellos tienen vínculos profundos con EE. UU.”. 
 
Durante los primeros ocho meses de 2017, las políticas gubernamentales basadas en argumentos falaces provocaron un aumento del 40 % en las detenciones por motivos inmigratorios realizadas en el interior del país. Las personas detenidas en la frontera tienen mayores probabilidades de haber llegado recientemente al país y, por ende, de tener lazos más endebles con EE. UU., respecto de aquellas que viven más alejadas de la frontera. Los datos indican que la detención de personas sin condenas penales que viven en el interior del país se ha triplicado, en comparación con el mismo período en 2016.  
 
En las primeras horas de funcionamiento, el bot envió por tuit el siguiente perfil: 
 
“Soy inmigrante. Soy excombatiente. Vivo con otros cuatro familiares. Soy un hombre de 43 años. Tres o más personas en mi hogar trabajaron el último año. Gané USD 16.800 el año pasado. Trabajo 36 horas por semana. Vivo en el estado de la representante Martha Roby. #ImmigrantsAreUS” https://twitter.com/ImmigrantsAreUS/status/960317109141102592  
 
En una ficha informativa divulgada el 30 de enero, la Casa Blanca presentó su propuesta más reciente para la reforma inmigratoria. Solicita mayores fondos para erigir un muro en la frontera y para las funciones de aplicación de la ley, propone conceder estatus legal a 1,8 millones de personas que ingresaron en el país durante la infancia, pondría fin a la lotería de visas de diversidad y reduciría las alternativas legales al terminar con varias modalidades de inmigración familiar. Líderes legislativos de ambos partidos han rechazado el plan, por distintos motivos. A su vez, se intensifican las presiones para resolver la situación de incertidumbre en la cual se encuentran las 800.000 personas que anteriormente se beneficiaron con la Prórroga de Procedimientos Migratorios para Personas Llegadas en la Infancia (Deferred Action for Childhood Arrivals, DACA) antes del plazo del 5 de marzo, cuando podrían perder su derecho a permanecer en EE. UU.  
 
Human Rights Watch ha recomendado que el Congreso sancione una ley DREAM “limpia” para este grupo, sin añadir otros cambios perniciosos en materia de política inmigratoria. Human Rights Watch ha propuesto reformas inmigratorias que respeten los derechos de las personas, incluida la modificación de leyes federales para que tomen en cuenta los nexos que tienen los inmigrantes arraigados con el país.  
 
El bot @ImmigrantsAreUS llevará a cabo minería automática de datos de la Oficina del Censo de los Estados Unidos, para luego tuitear un perfil por hora sobre inmigrantes no autorizados que viven en EE. UU. Los perfiles generados espontáneamente probablemente incluyan la profesión, el salario, la cantidad de horas trabajadas por hora, los impuestos inmobiliarios pagados, el servicio en las fuerzas militares de EE. UU., las relaciones familiares, la calidad de propietarios de viviendas y la condición de padres de estas personas. El bot también identificará a un miembro del Congreso del estado de residencia de cada inmigrante sobre el cual se brinda un perfil. Ha sido diseñado emulando la cuenta de Twitter @censusAmericans y se desarrolló en colaboración con su creador. Entre los perfiles difundidos por tuit en las primeras horas se incluyen los siguientes: 
“Nuestro bot @ImmigrantsAreUS recordará a los funcionarios que hay familias y personas concretas que tienen todo en juego en este debate sobre política inmigratoria”, explicó Parker. “Un gobierno que respete los derechos definirá sus políticas sobre la base de hechos concretos, y no del temor. El gobierno de Trump y el Congreso deberían tener la valentía de crear un sistema inmigratorio justo y eficiente”.