(New York) – La Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO) debe rechazar el nuevo intento del Gobierno de Guinea Ecuatorial de honrar a su presidente, Teodoro Obiang Nguema Mbasogo – quien se ha convertido en el mandatario africano que más años lleva en el poder–  con un premio en su nombre, manifestó hoy un grupo de 9 organizaciones de derechos humanos.

El consejo ejecutivo de la UNESCO, que se reunirá en París el próximo 6 de octubre de 2011, va a reconsiderar la propuesta de un premio de la UNESCO en Ciencias de la Vida, de 3 millones de dólares, que sería financiado por la “Fundación Obiang Nguema Mbasogo para la Preservación de la Vida”. Este premio fue suspendido el año pasado tras las protestas de ciudadanos ecuatoguineanos, grupos de derechos humanos, activistas contra la corrupción, así como personajes reconocidos del mundo de la literatura, la cultura y la ciencia.

 El esfuerzo por parte del gobierno de Obiang para que la UNESCO reavivara el debate sobre el premio el pasado mes de mayo resultó fallido al no incluirse el asunto en la agenda de la organización. Pero la iniciativa actual tiene el apoyo de otros Estados  africanos, a raíz de una resolución emitida por la Unión Africana durante su encuentro en Guinea Ecuatorial en julio, auspiciado precisamente por Teodoro Obiang como actual Presidente de la Unión Africana.

“La UNESCO no debe honrar al presidente Obiang”, dijo Tutú Alicante, director ejecutivo de EG Justice, una organización en Washington, DC. “Si el presidente Obiang desea otorgar fondos para la ciencia y la educación alrededor del mundo, debería comenzar con su propio país, donde la mayoría de la población todavía carece de servicios básicos como electricidad y agua potable, mientras que el presidente y su familia alardean de un lujoso y extravagante estilo de vida el cual está siendo objeto de investigaciones alrededor del mundo”.

Según las pruebas obtenidas de las investigaciones del Subcomité Permanente de Investigaciones del Senado de Estados Unidos en 2004 y 2010, el presidente Obiang y sus familiares han desviado decenas de millones de dólares procedentes de los recursos naturales de su país hacia su beneficio particular. El informe sobre derechos humanos del Departamento de Estado de Estados Unidos de 2010 denunció “corrupción oficial en todos los niveles del gobierno” y señaló que “el presidente y los miembros de su círculo más estrecho continuaron acumulando beneficios personales procedentes de la bonanza petrolera”. Guinea Ecuatorial es constantemente clasificada entre los países más corruptos del mundo por Transparencia Internacional.

El premio internacional de 3 millones de dólares UNESCO-Obiang Nguema Mbasogo para la Investigación en Ciencias para la Vida se creó en 2008 pero no ha sido adjudicado. Su  implementación fue suspendida en junio de 2010 en espera de un análisis más profundo. El consejo ejecutivo de la UNESCO acordó la suspensión del premio hasta que se alcanzara un consenso por parte de los Estados miembros.

Esta decisión que se produjo después de que prestigiosas personalidades africanas,  escritores latinoamericanos, premios Nobel, científicos y profesionales de la salud, grupos de libertad de información, ganadores del premio UNESCO-Guillermo Cano a la libertad de información y organizaciones de derechos de todo el mundo se unieron en un esfuerzo sin precedentes para evitar la implementación de este premio, por ser  impulsado y financiado por un jefe de Estado conocido por sus habituales prácticas de corrupción y abusos contra los derechos humanos.

Entre las personalidades que participaron en la campaña contra el premio UNESCO-Obiang se encuentran ganadores del premio Nobel como el arzobispo emérito Desmond Tutu, Wole Soyinka, Mario Vargas Llosa, Claude Cohen-Tannoudji y John Polanyi; el escritor nigeriano Chinua Achebe; la defensora de derechos humanos Graça Machel; y más de 60 profesionales de Guinea Ecuatorial.

Las críticas del premio han enfatizado la contradicción del mandato de la UNESCO de promover los derechos humanos y defender la libertad de expresión, con la represión y corrupción oficial que han marcado los 32 años de gobierno del presidente Teodoro Obiang.

La fuerte restricción de la libertad de información, junto a la autocensura, dificulta que los ciudadanos ecuatoguineanos se pronuncien en contra del gobierno desde el interior del país, en temas delicados como la evolución de las investigaciones que se están realizando en el extranjero sobre la presunta corrupción del presidente Obiang y sus colaboradores cercanos. El gobierno ha sido reiteradamente condenado por las Naciones Unidas y otros mecanismos de vigilancia de derechos humanos por su utilización sistemática de la tortura. Las recientes elecciones han sido criticadas por falta de libertad y transparencia.

La explotación de petróleo y gas ha convertido a Guinea Ecuatorial el Estado más rico del África Subsahariana en términos de ingreso per cápita, aunque el Fondo Monetario Internacional y otros organismos han expresado su preocupación porque el gasto social es muy bajo en relación con los altos niveles de pobreza en el país. De acuerdo con el análisis de la unidad de información empresarial de The Economist Group, Guinea Ecuatorial gasta menos en educación como porcentaje del producto interior bruto que sus países vecinos como Camerún y Gabón.

En agosto de 2010 el gobierno del presidente Obiang conmocionó al mundo cuando ordenó la ejecución de cuatro exiliados disidentes que acababan de ser condenados por delitos de traición e intento de asesinato por un tribunal militar. Las ejecuciones tuvieron lugar en menos de una hora tras producirse el fallo condenatorio.

Las nueve organizaciones que buscan la revocación del premio son:

Asociación Pro Derechos Humanos de España

Association Sherpa

Center for Economic and Social Rights

Committee to Protect journalists

EG Justice

Global Witness

Human Rights Watch

Media Legal Defence Initiative

Open Society Justice Initiative