(Washington, DC) - El Gobierno de Guinea Ecuatorial no ha reparado en gastos para acomodar a los diplomáticos mientras desatiende los derechos de los pobres del país en durante las preparaciones para albergar la Cumbre de la Unión Africana (UA), señalaron hoy Human Rights Watch y EG Justice. El Gobierno también ha limitado claramente el disentimiento público y las informaciones críticas. Mientras la mayoría de los ciudadanos de Guinea Ecuatorial languidecen en la pobreza, el gobierno del presidente Teodoro Obiang, que ostenta la presidencia rotatoria de la UA, gastó más de 830 millones de dólares en la construcción de un complejo de lujo para la Cumbre a las afueras de Malabo, la capital del país.

"El gobierno de Obiang espera impresionar favorablemente a los visitantes extranjeros con las lujosas instalaciones construidas para su disfrute", señaló Tutu Alicante, director ejecutivo de EG Justice, una organización con sede en Washington, DC. "Sin embargo, los visitantes deberían en cambio preguntarse por qué el Gobierno está construyendo villas para los ricos mientras los pobres de Guinea Ecuatorial viven en barriadas sin un suministro fiable de electricidad y agua potable", agregó.

El tema de la Cumbre de la AU, que se celebrará del 23 de junio al 1 de julio de 2011, es "Acelerar la capacidad de los jóvenes para el desarrollo sostenible".

En 2010, los ingresos derivados del petróleo hicieron que la riqueza per cápita del país se equiparara a la de Alemania, Japón o Reino Unido, pero los niveles de vida son muy bajos.

Es difícil obtener estadísticas actualizadas del país, el cual no siempre genera datos fiables. Más de tres cuartas partes de la población del país viven en condiciones de pobreza, según un estudio de 2007 del Gobierno de Guinea Ecuatorial, cuyas conclusiones citó el Gobierno hace tan sólo dos años, aunque ahora las cuestiona. La tasa de mortalidad infantil de Guinea Ecuatorial se ha reducido en cierto modo, en consonancia con la tendencia mundial, pero las cifras del UNICEF de 2009 indican que el país ocupa la decimocuarta peor posición del mundo con respecto a este indicador. El Gobierno no ha producido cifras actualizadas.

En algunas ocasiones, el gobierno de Obiang ha negado que la pobreza sea un problema grave, mientras que en otras ocasiones ha reconocido la necesidad de mejorar el bienestar social. Recientemente calificó como "absurdas" las críticas externas acerca de la pobreza extrema en el país, y declaró que los ecuatoguineanos "disfrutan ahora de una situación envidiada en todo el mundo".

En 2007, el Gobierno adoptó un plan de desarrollo a largo plazo que se centra principalmente en la infraestructura, aunque también incluye mejoras sociales. Los niveles de gasto social han aumentado, en comparación con el nivel de años anteriores. Sin embargo, según el Fondo Monetario Internacional, las asignaciones generales para cubrir necesidades sociales siguen siendo relativamente bajas en vista de los fondos disponibles.

El gasto en educación medido como porcentaje del PIB es inferior en Guinea Ecuatorial que en sus países vecinos, como Camerún o Gabón, a pesar de que Guinea Ecuatorial es el país con mayor riqueza per cápita de la región del África Subsahariana.

El gasto educativo fue de aproximadamente 200 millones de dólares en 2008, el último año en el que se pudo calcular esta cifra. Esta cantidad equivale a menos de una cuarta parte de lo que se ha gastado el Gobierno en la construcción del complejo que albergará la Cumbre de la UA.

Teniendo en cuenta la falta de libertad de prensa y la represión de aquellos que critican al Gobierno o tratan de movilizarse para defender sus derechos, es difícil para los ciudadanos de Guinea Ecuatorial cuestionar las decisiones sobre el gasto oficial desde dentro del país, señalaron EG Justice y Human Rights Watch.

El evento que se celebrará en Malabo, a diferencia de otras cumbres de la UA, no contará con una reunión paralela de la sociedad civil con la participación de organizaciones extranjeras y nacionales. No han ofrecido públicamente ninguna explicación.

El Gobierno ha afirmado que está  "reforzando la vigilancia" para garantizar la "seguridad perfecta" para la reunión. Cerró las escuelas un mes antes de lo programado dentro de lo que podría considerarse una medida para evitar protestas juveniles. A principios de año, prohibió las manifestaciones públicas. Los grupos de la oposición y los observadores de derechos humanos han denunciado incidentes en los que se detuvo a activistas políticos, estudiantes e inmigrantes entre abril y junio. Los expertos de las Naciones Unidas y otros han documentado abusos graves y generalizados por parte de las fuerzas de seguridad de Guinea Ecuatorial, que incluyen el uso sistemático de la tortura.

Los periodistas tanto nacionales como internacionales se han enfrentado a obstáculos para poder informar libremente. Se han negado visados a algunos periodistas extranjeros, mientras que otros que han trabajado en el país afirman que fueron vigilados, hostigados y arrestados.

Por ejemplo, el 11 de junio, agentes de seguridad de Guinea Ecuatorial expulsaron a periodistas del canal de televisión alemán ZDF, después de interrogarles durante varias horas y borrarles las imágenes que, según los agentes, mostraban aspectos poco favorables del país, como las imágenes de la pobreza. En abril de 2010, el único corresponsal extranjero en Guinea Ecuatorial, un reportero de la Agencia France-Presse, fue detenido y retenido durante varias horas cuando intentaba cubrir la llegada de dignatarios extranjeros a una cumbre internacional.

"El Gobierno de Guinea Ecuatorial intenta silenciar a sus propios ciudadanos y hostiga a la prensa internacional, pero los dignatarios que visiten el país deben manifestarse acerca de la necesidad de una reforma drástica en el país", señaló Alicante.

El nuevo complejo construido para la Cumbre, denominado Sipopo, se encuentra a unos cinco kilómetros de Malabo. Un anuncio oficial del 10 de junio afirma que se trata de un hotel de lujo con el primer spa del país, que forma parte de la cadena Sofitel, que cuenta con un importante centro de conferencias, una playa artificial de dos kilómetros de largo, 52 villas de lujo al borde de la playa (con un costo de 140 millones de dólares), un campo de golf de 18 hoyos, una nueva autopista, un helipuerto, un hospital ultramoderno, una red de fibra óptica y una comisaría de policía. El Gobierno de Obiang ha dicho que espera que Sipopo se convierta en un destino para turistas extranjeros después de que concluya la semana de la Cumbre.

El Fondo Monetario Internacional (FMI) ha notado el gasto social relativamente bajo en Guinea Ecuatorial en vista de las necesidades, y ha expresado su preocupación por el aumento vertiginoso del gasto en infraestructura. En un informe de mayo de 2010 advirtió que el nivel de gasto público era insostenible.

El FMI expresó también su preocupación por el alto nivel de pobreza en el país e instó al Gobierno a emprender proyectos que den prioridad al "aumento de los niveles de vida y la productividad".

Por su parte, el Gobierno de Guinea Ecuatorial ha alegado que el gasto para la construcción de instalaciones para la Cumbre de la UA potenciará las posibilidades del turismo y la economía. El país compartirá también la sede de la Copa Africana de las Naciones, que se celebrará entre el 21 de enero y el 12 de febrero de 2012.

"Guinea Ecuatorial dispone de tremendos recursos que deberían gastarse en beneficio de la población", señaló Daniel Bekele, director para África de Human Rights Watch. "El crudo contraste entre las instalaciones de lujo para la Cumbre y la mala situación de la educación, la salud y los derechos civiles para demasiados jóvenes del país debería hacer que la comunidad internacional cuestione las prioridades del Gobierno", agregó.