Los cuerpos exhumados tenían los ojos vendados y las manos atadas a la espalda. Entre las víctimas había algunos ancianos, cuyos cadáveres fueron entrados junto con los de sus hijos.

© 2011 Abd'el Gassem Kreir

(Trípoli) - Treinta y cuatro cadáveres exhumados de una fosa común cerca de la ciudad de al-Qawalish, al oeste de Libia, parecen ser de hombres que fueron detenidos por las fuerzas simpatizantes de Gaddafi a principios de junio de 2011, Human Rights Watch señaló hoy.

 

Las evidencias sugieren que los detenidos fueron ejecutados en ese momento, antes de que las fuerzas partidarias de Gaddafi huyeran de la zona, en las montañas Nafusa. También se descubrió en los alrededores los cuerpos de otros tres hombres que parecen haber sido ejecutados por las mismas personas. Testigos dijeron a Human Rights Watch que las víctimas fueron detenidas en sus casas, o cerca de las mismas, o en un puesto de control importante en el área. Entre las víctimas había por lo menos nueve hombres mayores de 60 años, e incluso un hombre de 89 años de edad. La mayoría eran de la cercana ciudad de al-Qal'a.

 

"La fosa común en al-Qawalish contiene más evidencias que sugieren fuertemente que los partidarios de Gaddafi llevaron a cabo ejecuciones en masa de los detenidos cuando trataban de sofocar el levantamiento", dijo Peter Bouckaert, director de Emergencias para Human Rights Watch. "Entre estas víctimas se encontraban algunos hombres de edad muy avanzada, algunos de los cuales fueron ejecutados junto con sus hijos".

 

Durante una visita de Human Rights Watch a la región, poco después de que las fuerzas partidarias de Gaddafi huyeran de la zona el 6 de julio, las nuevas autoridades de las localidades cercanas a al-Qawalish facilitaron los nombres de 173 hombres desaparecidos, entre ellos 81 originarios de al-Qal'a. Los aldeanos y los investigadores del reciente creado consejo regional para las montañas Nafusa afirmaron que el destino de los desaparecidos era desconocido hasta que  los rebeldes capturaron a un partidario de Gaddafi, en cuyo teléfono celular había un video que mostraba los cuerpos de los hombres, atados y con los ojos vendados, acostados en un claro del bosque. Los familiares de muchos de los desaparecidos de al-Qala dijeron a Human Rights Watch que reconocían a algunos de los muertos en el video, así como el lugar, mismo que identificaban como un bosque detrás de una base de scouts libios en el extremo occidental de al-Qawalish.

 

La Media Luna Roja Libia inició la exhumación el 20 de agosto, con el consentimiento del Consejo Nacional de Transición (CNT), la autoridad de facto que contro la la mayor parte de Libia. Un equipo de investigación del consejo regional para las montañas Nafusa también estuvo presente. Veintisiete de los 34 cuerpos fueron identificados posteriormente.

 

Los cadáveres exhumados tenían los ojos vendados con las manos atadas. El descubrimiento de los casquillos de bala en el lugar sugiere que los secuestradores dispararon contra los hombres con armas automáticas antes de enterrarlos en una fosa común poco profunda. Cerca de la fosa común se encontró una tumba separada que contenía otros tres cadáveres que aún no han sido exhumados, pero que han sido tentativamente identificados en base a su calzado y otras pruebas físicas.

 

Human Rights Watch entrevistó a tres hombres de al-Qala, que fueron detenidos en la base de los scouts, así como a cinco familiares de otros que fueron arrestados y al parecer posteriormente ejecutados, y que habían sido testigos de su detención. De acuerdo a testimonios recopilados por Human Rights Watch, las fuerzas a favor de Gaddafi llevaron a cabo redadas domiciliarias y detenciones generalizadas, a menudo en una aparente represalia por las pérdidas sufridas por las fuerzas de Gaddafi a manos de los que apoyan al CNT, así como golpiza brutales y torturas de detenidos en la base a manos de las fuerzas de Gaddafi .

 

Mohammed Ramadan al-Barghout, de 34 años, un profesor de física, dijo a Human Rights Watch el 10 de septiembre que,  a principios de junio, había sido detenido por los partidarios de Gaddafi en su casa de Umm el-Jershan y trasladado a la base de los scouts. Afirmó que ahí vio detenidos a cerca de la mitad de los que más tarde fueron encontrados sin vida en la fosa común;  y que había atestiguado la brutal golpiza de dos hermanos, Emhammed Al-Shatour, de 17 años, y El-Hasmi Al-Shatour:

 

Emhammed Al-Shatour fue golpeado hasta que su pierna se fracturó. Trajeron a su padre para que atestiguara la golpiza y hacerlo confesar; esto sucedió justo después de llegué a la base de los scouts. Simplemente agarraron a Emhammed, lo ataron y comenzaron a golpearlo con un palo en la pierna, un palo pesado de madera. Su hermano, El-Hasmi, estaba siendo golpeado al mismo tiempo en el cuarto de al lado. Trajeron al padre de estos jóvenes para hacerlo ver la paliza y motivarlo a hablar y obtener información. Dos o tres soldados estaban llevando a cabo las golpizas y, luego, cuando se cansaron, otros llegaron a tomar el relevo. Su padre estaba llorando, diciendo que no sabía nada acerca de los rebeldes. Los soldados de Gaddafi los llamaban ratas, diciendo "ustedes ratas trajeron a la OTAN, ustedes perros."

 

Los cuerpos del padre y de ambos hijos se encontraban entre los que fueron exhumados.

 

Las fuerzas de Gaddafi liberaron a Mohammed al-Barghout el mismo día que lo detuvieron, pero dos días después huyó de su casa después de enterarse de que los partidarios de Gaddafi regresaban para volver a detenerlo. Después de que huyó, los soldados fueron a casa de sus tíos, Saleh al-Khamoushi, de 50 años, y Miloud al-Khamoushi, de 53 años, y detuvieron a ambos. Los soldados luego fueron a la casa de su padre, Ramadan al-Barghout, de 77 años, y tambiénlo detuvieron. Los cuerpos de los tres fueron encontrados en la masiva fosa en al-Qawalish.  Un tercer tío de Mohammed al-Barghout, Ahmed al-Khamoushi, de 33 años, fue detenido en el puesto de control de la base de los scouts a principios de junio cuando regresaba de Túnez, y su cuerpo también fue encontrado en la fosa masiva.

 

Un segundo testigo, Zekri Salah al-Azeibi, una maestra jubilada de 54 años, explicó a Human Rights Watch las circunstancias en que cuatro de los ejecutados fueron detenidos: su hermano Abdel Qassim Salah al-Azeibi, de 47 años, el hijo y el sobrino de Abdel Qassim, Ashraf Abdel Qassim Al Azeibi, de 19 años, y Salim Ali Suleiman, de 30, así como Abdel Hamid al-Gerada Aribi, de 27 años  y amigo de la familia. El 6 de junio, la familia decidió huir de sus hogares debido a la cercanía de los combates, y se dirigió al puesto de control de la base de los scouts hacia Trípoli. En el puesto de control, los cuatro hombres fueron detenidos, mientras que las mujeres y los niños fueron obligados a regresar a al-Qal'a, conducidos por otro familiar hombre. La familia cree que Abdel Qassim pudo haber sido detenido con el fin de robarle, ya que era conocido por ser un rico distribuidor de oro y en ese momento llevaba más de un kilo de oro en su coche. Los cuerpos de los cuatro aparecieron entre las víctimas ejecutadas encontradas en la fosa común.

 

Algunos de los detenidos en la base de los scouts siguen desaparecidos y se cree que fueron asesinados. Omar SaadKhozam, de 53 años, un empleado de correos, dijo a Human Rights Watch que fue detenido en la base de los scouts el 3 de junio, cuando regresaba de su trabajo en Trípoli. Describió cómo fue testigo de la paliza a un detenido, Yusef Mohamed Ajal, quien fue atado al marco de una puerta y golpeado hasta quedar inconsciente. Posteriormente, las fuerzas de Gaddafi se llevaron el cuerpo sin vida de Yusef Ajal, quien sigue desaparecido. Omar Khozam describe las palizas que sufrió:

 

Nos maltrataron mucho. Tuve que recibir tratamiento médico después de que me liberaron y todavía no puedo ver con mi ojo izquierdo. Me obligaron a quitarme la camisa y me azotaron con cables eléctricos, y luego me tallaron con sal las heridas para aumentar el dolor. Ni siquiera nos dejaron orar. Y cada vez que alguno de ellos pasaba por allí y escuchaba que yo era de al-Qala, se acercaba a golpearme. Otro detenido, no sé su nombre, fue atado a una ventana y azotado con cables, y le propinaron patadas. Cuando nos golpeaban hasta caernos, nos seguían pateando en el suelo con sus botas. Nos azotaban y nos pateaban de esta forma todo el tiempo, especialmente cuando perdían soldados en las batallas.

 

Aunque aún no está claro cuáles fuerzas estaban al mando de la base de los scouts, ex detenidos entrevistados por Human Rights Watch dijeron que la mayoría de los soldados en la base pertenecía a la "Guardia Civil" (Haras al-Shabi). El grafiti en la base identificaba a la unidad como las "Fuerzas de la tormenta." La Guardia Civil es un grupo paramilitar relacionado con los comités revolucionarios del gobierno de Gaddafi.

 

Sin embargo, algunos ex detenidos dijeron que los miembros de las agencias de inteligencia libias también estuvieron presentes en la base. Uno de los detenidos, quien fue trasladado brevemente de la base de los scouts a un centro de detención en Trípoli, dijo a Human Rights Watch que los agentes que lo trasladaron se identificaron en los retenes como pertenecientes a la "Sala Principal de Operaciones de Abdullah Sanussi", en referencia al entonces el jefe de inteligencia libia. Los detenidos agregaron que miembros del servicio exterior de inteligencia libia también estuvieron presentes en la base, con listas en su posesión de sospechosos de estar en contacto con elementos anti-Gaddafi en Túnez.

 

Además de los partidarios libios de Gaddafi en la base, uno de los detenidos y dos testigos de las detenciones también confirmaron la presencia de mercenarios extranjeros africanos, tanto en la base de los scouts como durante las redadas de detención. Dijeron que sabían que eran extranjeros debido a sus cicatrices tribales, así como sus acentos y nombres extranjeros.

 

"La evidencias de las ejecuciones en masa por las fuerzas de Gaddafi siguen aumentando y los libios tienen derecho a saber que los asesinos serán llevados ante la justicia", dijo Bouckaert. "El nuevo gobierno debe garantizar que las pruebas recopiladas en estos horribles crímenes se tomarán en cuenta en un proceso de rendición de cuentas real y justo para las víctimas".

 

Cuerpos recuperados de la fosa común:

Ahmed Mohammed al-Khamoushi, 33

Omar Gergab Ahmed Gergab, 69

Emhammed Mohammed Al-Shatour, 17

El-Hashmi Mohammed Al-Shatour, 38

Mohammed Emhammed Al-Shatour, 61 (padre deEmhammed  yEl-Hasmi As-Shatour)

Ali Emhammed Al-Baden, 34

Mohammed Suleiman Al-Baden, 71 (padre deAli Al-Baden)

Talal el-Hadi Omar Areibi, 18

Suleiman Abdel Salaam Abu al-QassimAjal, 23

Mahmoud Mohammed el-Harari, 39

Mohammed Emhammed el-Harari, 28

Salim Suleiman Ali Suleiman, 30

Emhammed Abu al-QassimEmhammedAjal, 69

Abdel Salaam Abu al-QassimEmhammedAjal, 72 (hermano deEmhammedAjal)

Rabiye Said Omar Al-Azabi, 21

Saleh Abdullah Ali Omar, 75

Abdel Hamid Gerada el-TaherAreibi, 27

Fuad Abdullah EmhammedGheida, 29

Mohammed Emhammed Ahmed Gheida, 46

Emhammed Ahmed Abdullah Gheida, 83 (padre deMohammed Gheida)

Areibi Ali Othman Ashur, 55

Saed Ali Othman Ashur, 58 (hermano deAreibiAshur)

Ashraf Abu al-Qassim Saleh Ahmed al-Azabi, 19

Abu al-Qassim Saleh Ahmed al-Azabi, 47 (padre de Ashraf al-Azabi)

SalimYunisSalimKreir, 89

HamedJadu al-Khalif (ciudadano sirio), 51

Abdullah Emhammed Suleiman El-Darduri, 53

Hombre no identificado

Hombre no identificado

Hombre no identificado

Hombre no identificado

Hombre no identificado

Hombre no identificado

Hombre no identificado

 

Cuerpos identificados en una fosa distinta, pero que aún no han sido exhumados:

Ramadan Mohammed al-Barghout, 77

Saleh Mohammed al-Khamoushi, 50

Miloud Mohammed al-Khamoushi, 53