El abogado chileno José Miguel Vivanco, director de la División de las Américas de Human Rights Watch (HRW), tuvo una semana muy ocupada viajando por América Latina para diversas conferencias.

Sin embargo, igualmente estuvo muy pendiente de la operación que terminó con la muerte del líder de Al Qaeda, Osama bin Laden. Y tiene algunos reparos sobre la forma en la que ha actuado Estados Unidos.

-¿Cuál es la opinión de HRW sobre la operación militar que terminó con la vida de Osama bin Laden? ¿Habrá un pronunciamiento?

-Nos pronunciamos públicamente de inmediato, exigiendo que se otorgara el máximo de información posible para poder determinar si lo ocurrido se ajustaba a estándares internacionales de derechos humanos y derecho humanitario. Al mismo tiempo, reiteramos nuestra condena al terrorismo -tanto de Estado como de grupos armados como Al Qaeda- y reconocemos la responsabilidad específica de Bin Laden y Al Qaeda en la comisión de hechos atroces que califican como crímenes de lesa humanidad.

-¿Le parece a usted que esta operación fue válida?

-La legalidad de la operación militar dependerá de los hechos y del derecho internacional aplicable. Si se aplica el derecho internacional humanitario (que es el derecho de la guerra), y Osama bin Laden fue un objetivo militar legítimo, pudo haber sido atacado directamente por los soldados norteamericanos, sin antes buscar su rendición. Sin embargo, incluso en este caso no hubiera sido posible atacarlo si se rendía con anterioridad. En cambio, si no se aplican las reglas de la guerra, Estados Unidos debió primero buscar la rendición de Bin Laden, y en este caso, el uso de la fuerza sólo puede emplearse si es necesario; por ejemplo, para proteger vidas. En ninguno de los dos casos puede emplearse el uso de la fuerza letal ilimitadamente.

-¿Cuál es la regla que corre en este caso?

-No podemos responder estos interrogantes sin saber con mayor detalle qué fue lo que efectivamente pasó durante el operativo. En este momento, si bien conocemos la versión oficial y algunas versiones periodísticas, aún no tenemos un relato verificado de lo que allí ocurrió. Ojalá podamos contar con ello, pero no va a ser fácil, dada la clara tendencia del gobierno de Estados Unidos de controlar la información otorgada sobre este asunto.

-Según el gobierno de Estados Unidos, ¿por qué la ejecución de Bin Laden fue legal?

-Altos funcionarios del gobierno de Estados Unidos, incluido el Presidente Obama, han hecho reiteradas declaraciones públicas en las cuales sugieren que las operaciones militares contra Al Qaeda estaban sujetas al derecho internacional de la guerra, y que en este caso en particular, la operación se sujetó a estas normas. Se ha dicho, por ejemplo, que intentaron limitar la muerte de civiles, que Bin Laden era un "blanco militar legítimo", y que lo hubieran detenido si él se rendía, pero que tal situación nunca ocurrió.

-¿Comparte usted esa defensa?

-Es un tema complejo, ya que no estamos hablando de un conflicto clásico al cual históricamente se le han aplicado las reglas de Ginebra. Tradicionalmente, la guerra se da entre dos estados; y en este caso, Estados Unidos no está en guerra con otro país. Sin embargo, Al Qaeda es una organización que dice estar en guerra con Estados Unidos. A su vez, en una guerra está prohibido matar a civiles, pero no es claro que Bin Laden pueda ser considerado un civil, ya que Al Qaeda cuenta con una estructura cuasimilitar. Otro tema que habría que aclarar es si Bin Laden en algún momento intentó rendirse. Si bien hasta el momento no hay evidencia de que lo haya hecho, que se encontrara desarmado cuando ocurrió el operativo genera la pregunta de si debe ser considerado un combatiente (por lo tanto, un blanco militar legítimo) o un eventual prisionero.

-¿Qué significa que todo esto haya ocurrido en territorio soberano de otro Estado?

-Sin duda, es controversial que los hechos hayan ocurrido en otro país. Sin embargo, debemos recordar que se trata de Pakistán, donde el propio gobierno explícitamente autorizó a que Estados Unidos atacara a combatientes enemigos utilizando aviones no tripulados.

-¿Por qué deben cumplirse las normas internacionales cuando se está lidiando con terroristas que no las respetan?

-Osama bin Laden reconoció su responsabilidad por el asesinato masivo de civiles y dijo que planeaba muchos más. Si bien estos actos terroristas que terminaron con la vida de miles de personas pueden ser considerados crímenes de lesa humanidad, no dan una carta blanca para que los gobiernos respondan como quieran. Todo gobierno tiene la obligación jurídica internacional -asumida en diversos tratados internacionales- de cumplir con normas de derechos humanos al adoptar medidas antiterroristas.

-Esperamos que la muerte de Bin Laden cierre un triste capítulo de la historia, en el cual -a partir de los ataques del 11 de septiembre- varios gobiernos, incluido el de Estados Unidos, se sintieron legitimados para cometer abusos en nombre de la "guerra contra el terrorismo".

-¿Está de acuerdo con el Presidente Obama cuando dice que se hizo justicia?

-El término "justicia" se presta para muchas interpretaciones y puede significar distintas cosas para diferentes personas. En mi opinión, que puede ser considerada purista por algunos, la justicia tiene que ver en gran medida con que se realice un proceso judicial con todas las garantías del debido proceso, en el cual se determine la responsabilidad penal de alguien que es acusado de cometer un delito. La muerte de Bin Laden y la consecuente imposibilidad de juzgarlo por los crímenes contra la humanidad que reconoce haber cometido, significa que se perdió una oportunidad importante para que se haga justicia.

-¿Qué le parece el debate que se ha instalado sobre la falta de fotos u otras pruebas?

-Mire, hay una cláusula del derecho internacional que dice que un gobierno puede decidir no divulgar información que compromete la seguridad del Estado. Yo, evidentemente, soy partidario de la máxima transparencia en materias de interés público, lo cual obviamente incluye este caso. Sin embargo, Obama ha sostenido que entregar más detalles de la operación, incluyendo las fotografías del cadáver de Bin Laden, incrementaría los problemas de seguridad de Estados Unidos por las reacciones que esto podría generar.

-Entonces, ¿el debate está cerrado?

-Yo creo que Estados Unidos debería reexaminar su posición, porque está en su mejor interés aclarar los hechos. Muchos, incluso en Europa y América Latina, han cuestionado que la muerte de Bin Laden se trató de una ejecución extrajudicial. Hacer pública la información podría permitirle a Estados Unidos probar que su actuación fue legal y reafirmar su compromiso de actuar dentro de la legalidad.