Miles de niños y niñas han sido reclutados en el Chad como niños soldados por todas partes en conflicto.

© 2007 Human Rights Watch

(Washington, DC) - El gobierno de Obama debe cumplir con su compromiso de trabajar con los beneficiarios de asistencia militar estadounidense para poner fin a su uso de niños soldados, afirmaron cuatro organizaciones líderes de derechos humanos y humanitarias en una carta dirigida al presidente Barack Obama dada a conocer hoy en día.

Amnistía Internacional de EE UU, Human Rights Watch, Open Society Foundations y
World Vision de EE UU dijeron que el gobierno de Obama no ha logrado asegurar avances concretos en Chad, República Democrática del Congo, Sudán Meridional y Yemen para poner fin a su uso de niños soldados. En octubre de 2010, Obama aprobó exenciones a los cuatro países, lo que les permite continuar recibiendo asistencia militar estadounidense a pesar de su utilización de niños soldados en violación de la Ley de prevención de niños soldados de 2008, misma que entró en vigor en 2010.

"Nos sentimos profundamente decepcionados al no ver ningún progreso concreto por ninguno de los cuatro gobiernos concernientes como consecuencia de la acción de EE UU ", dijeron los grupos en su carta. "También no ha decepcionado el fracaso del Gobierno en establecer su política respecto a este tema".

Las organizaciones citaron el uso continuo de niños soldados en cada uno de los cuatro países que habían recibido las exenciones. En la República Democrática del Congo, las fuerzas gubernamentales mantienen a cientos de niños en sus filas, y los funcionarios militares encargados de reclutar a niños soldados han sido promovidos a altas posiciones de mando. En Chad, el Ejército ha reclutado a niños refugiados sudaneses y liberado sólo a un pequeño número de niños soldados. En Sudán Meridional, el Ejército de Liberación de Pueblo de Sudán no ha implementado un acuerdo de 2009 para desmovilizar a todos los niños de sus filas, conservando a varios centenares de niños. En Yemen, las fuerzas gubernamentales han utilizado a niños soldados, y el incremento en el reclutamiento expone a los niños a un riesgo aún mayor de alistamiento.

“Si EE UU ejerciera una presión estratégica sobre los países que utilizan a niños soldados, esto podría hacer un mundo de diferencia", dijo Jo Becker, defensora de los derechos del niño de Human Rights Watch. "El gobierno de Obama debe dejar claro que sin avances concretos encaminados a poner fin a su utilización de niños soldados, Chad, Sudán Meridional, Yemen y la República Democrática del Congo no recibirán ayuda militar el próximo año".

Cuando el Gobierno de EE UU anunció las exenciones en octubre de 2010, las autoridades gubernamentales declararon que los cuatro países habían sido "puestos sobre aviso" y que el Gobierno trabajaría con los países para avanzar en la cuestión.

Las organizaciones recomiendan que el gobierno de Obama establezca contacto con funcionarios de alto nivel de los cuatro gobiernos para exigir una acción inmediata encaminada a poner fin a su utilización de niños soldados, o suspender cualquier ayuda militar pendiente para el año fiscal 2012 y la programada para el 2013.