© 2010 Human Rights Watch

(Bagdad) - Los detenidos en un centro secreto de detención en Bagdad fueron colgados boca abajo, privados de aire, pateados, golpeados, sodomizados y recibieron latigazos y descargas eléctricas, Human Rights Watch dijo hoy.  Irak debe investigar a fondo y enjuiciar a todos los funcionarios de Gobierno y de Seguridad responsables, dijo Human Rights Watch.

Human Rights Watch entrevistó a 42 de los hombres en el Centro de Detención de Al Rusafa el 26 de abril de 2010.  Ellos formaban parte de unos 300 detenidos que fueron trasladados desde la instalación secreta en el antiguo aeropuerto de Muthanna al oeste de Bagdad a Al Rusafa, en un bloque especial de 19 celdas en forma de jaulas en las últimas semanas, después de que la existencia de la prisión secreta fuera revelada.

Las historias de los hombres eran creíbles y consistentes.  La mayoría de los 300 muestran cicatrices frescas y las lesiones que afirmaron fueron el resultado de la tortura rutinaria y sistemática que sufrieron a manos de los interrogadores en Muthanna.  Todos fueron acusados de complicidad con el terrorismo, y muchos dijeron que fueron obligados a firmar confesiones falsas.

"El horror que encontramos sugiere que la tortura era la norma en Muthanna", dijo Joe Stork, subdirector para Medio Oriente de Human Rights Watch.  "El Gobierno tiene que procesar a todos los responsables de esta brutalidad sistemática".

Las autoridades iraquíes deben establecer una investigación independiente e imparcial sobre lo sucedido en Muthanna, determinar quiénes fueron los responsables y enjuiciarlos, dijo Human Rights Watch, incluyendo a cualquier persona con autoridad que no hizo nada para impedir la tortura.  El Gobierno también debe garantizar que los tribunales no admitirán ninguna confesión obtenida mediante tortura.

Los hombres entrevistados dijeron que el Ejército iraquí los detuvo entre septiembre y diciembre de 2009, tras redadas dentro y alrededor de Mosul, un bastión de militantes sunitas árabes, que incluye a Al Qaeda en Mesopotamia.  Los entrevistados dijeron que la tortura fue más intensa durante la primera semana en Muthanna.  Varias fuentes bien informadas dijeron a Human Rights Watch que esta instalación secreta estaba bajo la jurisdicción de la oficina militar del primer ministro Nuri al-Maliki.

Todos los detenidos entrevistados describen los mismos métodos de tortura empleados por los interrogadores iraquíes.  Los carceleros colgaron a los detenidos esposados y con los ojos vendados de cabeza sujetos entre dos barras, una situada detrás de sus pantorrillas y la otra en contra de sus espinillas.  Todos tenían terribles costras y moretones en las piernas.  Los interrogadores luego los patearon, azotaron y golpearon.  Los interrogadores también colocaron una bolsa de plástico sucia sobre la cabeza del detenido para bloquear su suministro de aire.  Normalmente, cuando el detenido perdía el conocimiento a partir de esta terrible experiencia, sus interrogadores lo despertaban con descargas eléctricas en sus genitales u otras partes de su cuerpo.

Durante los interrogatorios, los funcionarios de seguridad se burlaban de los detenidos y los llamaron "terroristas" y "baazistas".  Los detenidos dijeron que para terminar con la tortura o bien ofrecían confesiones falsas o firmaban o estampaban sus huellas digitales en una confesión preparada sin haberla leído.  Muchos dijeron que la tortura persistió incluso después de haber confesado.

Los detenidos informaron también a Human Rights Watch sobre otros métodos de tortura.  Describieron cómo los interrogadores y oficiales de seguridad sodomizaron a algunos detenidos con palos de escoba y barriles pistola y violaron a los detenidos más jóvenes, que luego fueron enviados a un sitio de detención diferente.  Algunos hombres jóvenes dijeron que fueron obligados a realizar sexo oral a los interrogadores y guardias.  Los interrogadores también obligaron a algunos detenidos a tocar a otros.

Funcionarios de seguridad azotaron a detenidos con cables pesados, extrajeron sus uñas de los pies y de las manos, los quemaron con ácido y cigarrillos, y les rompieron los dientes.  Si los detenidos aún se negaban a confesar, los interrogadores los amenazaban con violar a sus esposas, madres, hermanas o hijas.  Los interrogatorios usualmente duraban tres o cuatro horas y ocurrían  cada tres o cuatro días.

Muthanna albergaba a más de 430 prisioneros antes de su traslado a otros centros de detención a principios de este mes.  Durante meses, nadie sabía su paradero.  Los detenidos no tenían acceso a sus familiares o a un abogado.  No recibieron ningún documento oficial o ni siquiera un número de caso.  Un juez de instrucción escuchaba los casos en una habitación al final del pasillo de una de las cámaras de tortura del centro, afirmaron los detenidos.

Después de que el diario Los Angeles Times informó por primera vez de los abusos en el centro de detención de Muthanna el 19 de abril, el Gobierno iraquí dijo que investigaría las acusaciones de tortura y ha detenido a tres oficiales del Ejército en relación con los abusos.

"Lo que ocurrió en Muthanna es un ejemplo de los abusos horrendos que los líderes iraquíes afirman querer dejar atrás", dijo Stork.  "Toda persona responsable, desde la más alta a la más baja jerarquía, tiene que rendir cuentas".

Extractos de los testimonios de los detenidos:

  • 1. El detenido A fue capturado con 33 otras personas en Mosul en la noche del 17 de septiembre de 2009: "Los interrogadores me ataban los brazos detrás de la espalda y vendaban mis ojos antes de colgarme y golpearme. Me asfixiaban con una bolsa hasta que perdía el conocimiento y me despertaban con una descarga eléctrica a mis genitales. Incluso después de que me obligaron a confesar que maté a diez personas, la tortura nunca paró. Diez días antes de que me transfirieran el 8 de abril, sufrí una paliza terrible por hablar con un grupo de inspección del Ministerio de Derechos Humanos. Cuando se fueron, el personal de la prisión me maltrató tanto que oriné sangre".
  • 2. El detenido B es un pediatra que vio a uno de sus compañeros de celda ser sacado para una sesión de tortura el 18 de enero de 2010. Cuando lo trajeron de vuelta a la celda, el médico observó inflamación sobre su hígado y sospechó la existencia de una hemorragia interna y le dijo a los guardias que el hombre necesita atención médica inmediata. Los guardias se llevaron al hombre torturado, pero lo regresaron una hora más tarde afirmando que estaba bien. El hombre murió en la celda una hora más tarde.
  • 3. El detenido C fue arrestado en septiembre en Mosul: "Las sesiones de tortura duraban horas y horas. Los guardias llegaban a nuestras celdas y se llevaban a tres o cuatro detenidos a la vez. Nos llevaban a la sala de interrogatorios para comenzar el abuso. Nos golpeaban durante horas y con tanta intensidad que no nos podíamos parar y nos tenían que arrastrar de nuevo a nuestras celdas. Nos dejaban recuperarnos durante tres días antes de iniciar de nuevo el ciclo de tortura".
  • 4. El detenido D, un ex general del Ejército iraquí y ahora un ciudadano británico que está en silla de ruedas, fue detenido el 7 de diciembre, después de regresar a Mosul de Londres para encontrar a su hijo, que había sido detenido. Sus carceleros le negaron medicamentos para su diabetes y presión arterial alta. "Fui golpeado gravemente, especialmente en mi cabeza", dijo a Human Rights Watch. "Me rompieron un diente durante una de las golpizas. ... Diez personas me torturaron, cuatro de la comisión de investigación y seis soldados. .... Aplicaron electricidad en mi pene y me sodomizaron con un palo. Fui obligado a firmar una confesión que no me permitieron leer".
  • 5. Soldados iraquíes arrestaron al detenido E, de 21 años de edad, el 19 de diciembre en su casa en Mosul: "Durante los primeros ocho días me torturaron a diario. Ponían una bolsa en mi cabeza y empezaban a patearme en el estómago y me golpeaban en todo mi cuerpo. Me amenazaban diciendo que si no confesaba traerían a mis hermanas y a mi madre para violarlas. Lo oí en el teléfono celular dando órdenes para violar a mi madre y a mis hermanas". Durante una sesión de tortura, el hombre, que tenía los ojos vendados y estaba esposado, fue desnudado y se le ordenó estimular el pene otro detenido. Después lo obligaron a acostarse en el piso, el otro detenido fue obligado a ponerse encima de él. "Me dolió cuando empezó a penetrarme. Los guardias estaban riéndose y diciendo: "Él está muy apretado, ¡vamos a traerle un poco de jabón! Cuando sentí el dolor, les pedí que se detuvieran y que iba a confesar. Aunque confesé culpabilidad en los asesinatos, tuve que mencionar nombres falsos ya que nunca he matado a nadie. Sin embargo, la tortura continuó incluso después de que confesé porque sospechaban que mi confesión era falsa". Uno de los guardias también le obligó a tener sexo oral.
  • 6. El detenido F fue detenido junto con su hermano en Mosul el 16 de diciembre. Sus interrogadores lo colgaron cabeza abajo y lo golpearon severamente con los ojos vendados y sus manos atadas a su espalda. Él sufrió costillas rotas por los golpes y orinaba sangre al día siguiente. Los interrogadores amenazaron con violar a su esposa si no confesaba. En una ocasión se le obligó a desnudarse y se le ordenó penetrar a otro recluso desnudo tirado en el suelo, o si no sería violado por dos guardias.
  • 7. Los detenidos G y H, el padre (de 59 años) y su hijo (de 29 años) respectivamente, fueron arrestados en su casa en Mosul el 30 de septiembre. Ambos fueron sometidos a sesiones donde los interrogadores los colgaron cabeza abajo y los golpearon. Durante una sesión el padre fue obligado a desnudarse delante de su hijo, y se le dijo al hijo que si no confesaba violarían a su padre. Al padre se le dijo que si no confesaba matarían a su hijo. El hijo fue posteriormente sodomizado con un palo de escoba y los dedos de los guardias.
  • 8. El detenido I, de 24 años, fue detenido el 30 de septiembre en Mosul. Todavía tiene lesiones severas en la pierna y se orina en la cama después de que fue sodomizado en numerosas ocasiones con un palo de escoba y una pistola. Durante una sesión, un interrogador le dijo que iban a violar a su madre y a hermana si no confesaba. En otra golpiza, los interrogadores lo golpearon con tanta fuerza que perdió varios dientes delanteros.