(Washington, DC) - Las autoridades cubanas deberían cesar todos los ataques contra defensores de derechos humanos, periodistas, personas que escriben en blogs y activistas cívicos, señaló hoy Human Rights Watch. La comunidad internacional debería condenar enérgicamente las agresiones contra quienes ejercen de manera pacífica sus derechos básicos de libertad de expresión, opinión y reunión.

El 6 de noviembre, Yoani Sánchez, quien escribe el blog más destacado de Cuba, y Orlando Luís Pardo Lazo, también autor de un blog, fueron secuestrados por tres hombres. Sánchez y Pardo fueron obligados a ingresar a un vehículo sin identificación, golpeados y amenazados por sus captores antes de ser liberados en la vía pública.

"Las autoridades cubanas usan la fuerza bruta para intentar silenciar la única arma de Yoani Sánchez: sus ideas", señaló José Miguel Vivanco, director para las Américas de Human Rights Watch. "La comunidad internacional debe enviar un mensaje claro a Raúl Castro de que estos ataques contra voces independientes son absolutamente inaceptables".

Sánchez y Pardo se dirigían a pie a la "marcha contra la violencia" en la Habana cuando fueron secuestrados. Ante el pedido de auxilio de Sánchez, algunos testigos intentaron intervenir, pero uno de los captores advirtió a los civiles: "No se metan, estos son unos contrarrevolucionarios".

Sánchez escribió que, mientras se encontraba en el automóvil, "[un hombre] puso su rodilla sobre mi pecho y el otro, desde el asiento delantero ... me golpeaba la cabeza". Los captores le dijeron a Sánchez que se le habían acabado las "payasadas".

Cuba es el único país de la región donde se continúan reprimiendo prácticamente todas las formas de disenso político.

"Este ataque descarado deja en claro que nadie que exprese su disenso en Cuba está a salvo de represalias violentas", afirmó Vivanco.