La oficina del Defensor del Pueblo Español inició una investigación independiente en septiembre de 2007, impulsada por el informe de Human Rights Watch “Responsabilidades no bienvenidas: España no protege los derechos de los menores extranjeros no acompañados en las Islas Canarias”. El informe documenta serias violaciones de los derechos humanos de cientos de menores extranjeros no acompañados alojados en los centros de emergencia de las Islas Canarias. Las conclusiones de esta investigación del Defensor del Pueblo han sido ahora hechas públicas.

La oficina del Defensor del Pueblo Español inició una investigación independiente en septiembre de 2007, impulsada por el informe de Human Rights Watch: “Responsabilidades no bienvenidas: España no protege los derechos de los menores extranjeros no acompañados en las Islas Canarias”. El informe documenta serias violaciones de los derechos humanos de cientos de menores extranjeros no acompañados alojados en los centros de emergencia de las Islas Canarias. Las conclusiones de esta investigación del Defensor del Pueblo han sido ahora hechas públicas.

“La crítica desde el principal organismo español sobre derechos humanos subraya la necesidad de que el Gobierno central de España en Madrid y las autoridades autónomas canarias mejoren la atención a los niños inmigrantes”, declaró Simone Troller, investigadora de los derechos del niño de Human Rights Watch.

El Defensor del Pueblo confirma una serie de violaciones de los derechos del niño que han sido inicialmente recogidas en el informe de Human Rights Watch:

  • Existen informes fiables sobre maltrato a menores en el pasado por parte del antiguo personal del centro de emergencia de La Esperanza. Dichos empleados ya no trabajan en este centro.
  • Los menores son alojados por un año o más en instalaciones masificadas, inseguras y deficientes, que están pensadas como residencia temporal.
  • Los menores permanecen detenidos cuando llegan en comisarías de policía en condiciones inadecuadas
  • Los menores no reciben la documentación a la que tienen derecho bajo la legislación española. Como consecuencia se convierten en inmigrantes sin papeles cuando cumplen 18 años.

La conclusión del Defensor del Pueblo revela que, un año después de la investigación de Human Rights Watch, el tratamiento a los menores extranjeros no acompañados sigue siendo inadecuado en las Islas Canarias. Aunque se han realizado algunas mejoras desde entonces, como algunas obras de renovación en el centro La Esperanza, traslado de niños menores de quince años a un centro aparte y escolarización de niños menores de dieciséis años, las deficiencias estructurales de estos centros permanecen intactas y deben ser rectificadas inmediatamente.

Varios incidentes de gravedad han sido comentados por la prensa desde septiembre de 2007. Esto ha incluido un incendio en el centro de emergencia de Tegueste con dos menores hospitalizados como consecuencia, una pelea a gran escala en la que participaron 200 menores en el centro de la Esperanza, una violenta rebelión en el centro La Esperanza debido a la mala calidad de la comida y una avería de cuatro días en el sistema de abastecimiento de agua en La Esperanza.

Contexto

Desde 2006, más de 1000 menores extranjeros no acompañados, la mayoría varones, han llegado a las Islas Canarias por vía marítima desde el África sub-sahariana y Marruecos. Como respuesta a esta llegada sin precedentes, las autoridades autónomas canarias han abierto cinco centros de emergencia para proporcionar atención a estos menores. A pesar de ser concebidos como una solución temporal, estos centros han acabado convirtiéndose en permanentes dado que tanto las autoridades autónomas canarias como el gobierno central de Madrid insisten en que no son ellos los responsables del cuidado y protección de estos menores.