(Nueva York) - La antorcha olímpica, que fue encendida hoy en Olimpia, Grecia, no debe pasar por el Tíbet a menos de que el gobierno chino acepte una investigación independiente sobre los recientes disturbios en las zonas tibetanas, Human Rights Watch declaró hoy.

La antorcha olímpica está programada para pasar a través de la capital tibetana, Lhasa, del 20 al 21 de junio. Funcionarios del gobierno chino han confirmado sus planes para continuar la marcha a pesar de las protestas y la represión en todas de las áreas étnicas tibetanas.

Desde el 10 de marzo, manifestaciones sin precedentes han tenido lugar en la Región Autónoma del Tíbet, en al menos tres provincias chinas y Beijing. Las fuerzas de seguridad chinas han respondido dispersando a los manifestantes, en algunos casos violentamente. El gobierno chino afirma que 18 civiles y un policía resultaron muertos, y un total de 623 personas heridas durante las protestas en Lhasa el 12 de marzo. Grupos de exiliados tibetanos han informado que al menos 80 personas murieron durante las protestas. El gobierno chino ha admitido abrir fuego contra manifestantes en Sichuan y disparar a cuatro personas. Los periodistas extranjeros fueron expulsados de esas áreas poco después del inicio de las manifestaciones, y las líneas de comunicación han sido cortadas o severamente restringidas.

"Una de dos, Tíbet es abierto o no. Si lo es, que se permita el arribo de observadores independientes y medios de comunicación. Si no, la antorcha tampoco debe llegar", dijo Sophie Richardson, directora de Incidencia Política para Asia de Human Rights Watch. "La antorcha olímpica no debe convertirse en una cortina de humo para ocultar los abusos de los derechos humanos".

Con un grande y desconocido número de detenidos tibetanos en el Tíbet y en las provincias adyacentes a raíz de las protestas públicas, Human Rights Watch dijo que la resolución de los funcionarios olímpicos de Beijing de pasar la antorcha olímpica a través de la región podría exacerbar las tensiones, incitar nuevas protestas, y provocar más represión .

Human Rights Watch ha pedido al gobierno chino:

  • Terminar con el confinamiento de todas las esferas tibetanas, en particular permitir el pleno acceso de los medios de comunicación;
  • Rendir cuentas por los desaparecidos y muertos en las protestas de este mes;
  • Publicar los nombres de todas las personas detenidas y sus lugares de detención, y
  • Dar acceso inmediato a los observadores independientes que pueden investigar si los detenidos están siendo torturados o maltratados.

Human Rights Watch dijo que gobiernos, el Comité Olímpico Internacional (COI) y patrocinadores olímpicos del relevo de la antorcha deben presionar a China a reabrir la región y permitir una investigación independiente sobre los últimos acontecimientos en el Tíbet. Idealmente esta averiguación sería encabezada por la Oficina del Alto Comisionado para los Derechos Humanos de las Naciones Unidas.

"El COI y los patrocinadores del relevo de la antorcha -Coca-Cola, Samsung y Lenovo - no debe asociarse con una situación altamente represiva donde los abusos son muy probables, en violación tanto de la Carta Olímpica como de los principios básicos de responsabilidad social de las empresas ", dijo Richardson. "Actuar de manera responsable es buena publicidad. Ser ciego moralmente no lo es".