La Asamblea Nacional nicaragüense está por eliminar toda excepción a la penalización general del aborto, incluso cuando esta operación se practica para salvarle la vida a la mujer embarazada o cuando el embarazo es el resultado de una violación. La propuesta de reforma al Código Penal, que ha recibido apoyo de todas las bancadas de la Asamblea, es incompatible con las obligaciones internacionales en materia de derechos humanos de Nicaragua, declaró Human Rights Watch.

“Una ley que penaliza todo tipo de aborto violaría los derechos más básicos de las mujeres”, dijo José Miguel Vivanco, director de la división de las Américas de Human Rights Watch. “Nicaragua debería de reflexionar seriamente antes de abrir la posibilidad de litigio internacional en esta materia”.

El Código Penal nicaragüense actualmente permite el “aborto terapéutico”; es decir, la interrupción del embarazo para evitar un daño a la salud de la mujer gestante o para salvarle la vida. Esta provisión permitió en el 2004 que una niña de nueve años interrumpiera su embarazo, que era el resultado de una violación y que, según los médicos que la atendieron, de llevarse a cabo habría supuesto un riesgo a su salud psíquica y física.

La propuesta se ha hecho en las vísperas de las elecciones presidenciales nicaragüenses, que se llevarán a cabo el 5 de noviembre. Según reportes mediáticos, la propuesta para eliminar el “aborto terapéutico” e imponer penas más severas para las mujeres que practican un aborto ha unificado a los legisladores de todas las bancadas de las Asamblea General, inclusive el partido de izquierda, el Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN). El FSLN ha históricamente apoyado el acceso al aborto no punible, por lo menos en ciertas circunstancias.

“Es triste que los congresistas nicaragüenses no encuentran en sus conciencias compasión por las niñas y mujeres violadas y forzosamente embarazadas, o por las mujeres que arriesgan su vida con un embarazo”, dijo Vivanco. “Es más triste aún que esta reforma penal violatoria de los derechos humanos parece ser motivada por consideraciones electorales”.