La agencia oficial de prensa del Gobierno de Venezuela ha publicado un artículo que distorsiona la posición de Human Rights Watch sobre la libertad de prensa.

El artículo --publicado el 23 de octubre por Venpres, en la página de internet Venezuelanalysis.com-- cita a José Miguel Vivanco, Director Ejecutivo de la División de las Américas de Human Rights Watch, afirmando que "Venezuela disfruta de plena democracia y libertad de expresión". Esta cita, sacada de contexto y utilizada como titular de un artículo que apoya el Proyecto de Ley de Responsabilidad Social de la Radio y la Televisión impulsado por el Gobierno malinterpreta la opinión de Human Rights Watch.

En reciente desayuno con autoridades venezolanas, en Washington, Vivanco formuló fuertes críticas tanto al mencionado proyecto de ley como a otros obstáculos a la libertad de expresión en ese país, señalando que el proyecto contiene disposiciones represivas que podrían restringir el debate público y fomentar la autocensura en los medios de comunicación. Además expresó su preocupación por la reciente confiscación del equipo de emisión de Globovisión.

En dicha ocasión, Vivanco también respondió específicamente a los comentarios del señor Jesse Chacón, Ministro de Comunicación e Información, quien señaló que en la actualidad no había ninguna norma en la legislación venezolana que penalizara el desacato. Al respecto Vivanco recordó que la Corte Suprema de Venezuela ha declarado expresamente la constitucionalidad de las normas sobre desacato contempladas en el Código Penal. Con este reciente fallo, la Corte ignoró la obligación jurídica contraída por Venezuela en los tratados internacionales que protegen la libertad de expresión.

Human Rights Watch ha señalado reiteradamente que los venezolanos disfrutan de amplios márgenes de libertad de expresión, toda vez que los principales periódicos y canales de televisión del país son muy críticos con el gobierno actual e incluso se oponen a él, y que no dudan en expresar sus opiniones. No obstante, Human Rights Watch también ha objetado con firmeza medidas o proyectos de ley que pudieran restringir esta libertad en Venezuela.

Por ejemplo, en comunicación enviada al Presidente Hugo Chávez el 1 de julio, Human Rights Watch criticó las diligencias iniciadas por el Ministerio de Infraestructura contra RCTV, Globovisión, Televen y Venevisión. Human Rights Watch señaló que dichas investigaciones podrían fomentar un clima de autocensura. En la misma carta, Human Rights Watch también expresó su preocupación por el llamado proyecto de ley de responsabilidad social de la radio y televisión.

Finalmente, teniendo en cuenta el actual debate sobre el referendo extraordinario en Venezuela, Human Rights Watch considera que los beneficios democráticos de un debate público abierto son más importantes que nunca. Por lo tanto, insta al Gobierno a que evite infringir el derecho actual de los venezolanos a expresar sus opiniones.