Columna de opinión

10 años después del tratado de la ONU contra los niños soldados, aún queda mucho por hacer para erradicar esta práctica