Skip to main content
People make their way through Medyka border crossing in Poland, where lack of systematic protection measures expose refugees to risks of trafficking and other exploitation. © 2022 Christoph Soeder/picture alliance via Getty Images

(Bruselas) – Los refugiados de Ucrania, en particular las mujeres y las niñas, se enfrentan a un mayor riesgo de violencia de género, trata de personas y otros tipos de explotación debido a la falta de medidas sistemáticas de protección y seguridad en Polonia, señaló hoy Human Rights Watch.

“La acogida por parte de Polonia de quienes huyen de la guerra en Ucrania es un cambio positivo con respecto a su respuesta a otras crisis, pero ante la falta de medidas básicas de protección los refugiados corren el riesgo de graves abusos”, señaló Hillary Margolis, investigadora principal de derechos de la mujer en Human Rights Watch. “Delegar esta función en voluntarios y activistas hace que la carga de la seguridad de los refugiados recaiga en personas bien intencionadas, pero, en su mayoría, sin formación y sin los sistemas o el apoyo necesarios”.

Desde el 24 de febrero de 2022, han llegado a Polonia más de 2,9 millones de refugiados que huyen de la guerra en Ucrania. La mayoría son mujeres y niños, en gran parte debido al requisito de la ley marcial de que los hombres de entre 18 y 60 años permanezcan en el país para un posible reclutamiento.

Human Rights Watch llevó a cabo una investigación entre el 22 y el 29 de marzo en el paso fronterizo de Medyka, en las estaciones de tren de Przemyśl, Cracovia y Varsovia, y en los centros de recepción, como el centro de Tesco en Przemyśl, el centro de exposiciones de Ptak en Nadarzyn, en las afueras de Varsovia, el emplazamiento de Cinema City en Cracovia y el emplazamiento de Rszeszow Full Market. Los investigadores entrevistaron a 20 mujeres y niñas refugiadas, a 5 miembros del personal y a 10 voluntarios independientes en los lugares de recepción, a 7 representantes de organizaciones no gubernamentales, a representantes de 3 agencias de ayuda humanitaria y a un subjefe de policía de Podkarpackie.

Human Rights Watch constató la existencia de medidas de protección incoherentes y la falta de coordinación gubernamental, lo que amplía los riesgos de abuso, especialmente para las mujeres y las niñas. Voluntarios, representantes de organizaciones no gubernamentales y organismos de las Naciones Unidas, así como un subjefe de policía expresaron su preocupación por la falta de medidas de seguridad sistemáticas o de medios para identificar, prevenir o responder a la violencia de género, incluida la trata, la explotación sexual y la violación. Human Rights Watch escribió al gobierno de Polonia el 31 de marzo para presentar los resultados de la investigación y solicitar información, pero no ha recibido respuesta.

Un jefe de policía adjunto del voivodato (región) que abarca Medyka, Przemyśl y Korczowa dijo que no se habían registrado casos de violencia de género, incluida la trata u otro tipo de explotación, contra los refugiados de Ucrania. Otras personas entrevistadas afirmaron que se han denunciado algunos casos y que la concienciación sobre las amenazas es alta, pero que los riesgos persisten.

Un voluntario independiente en el centro de recepción de Korczowa, cerca del paso fronterizo de Krakovets, dijo que el caos en el centro genera riesgos, y describió la situación como “propicia” para la violencia de género u otros abusos: “El sistema [de seguridad] cambia cada día. Algunos días la policía está aquí controlando quién entra y sale, otros días la gente puede entrar directamente”.

Algunos refugiados ya se han encontrado con posibles explotaciones o abusos. Una mujer de 29 años de Kiev dijo que los gerentes de un club en el que había aceptado un trabajo como bailarina en el este de Polonia trataron de obligarla a hacer trabajo sexual y le retuvieron el sueldo cuando se negó.

Las personas entrevistadas confirmaron que los trabajadores en los puntos de recepción de refugiados, en su mayoría voluntarios, no estaban formados para detectar signos de riesgos para la seguridad de las mujeres y las niñas, incluida la trata u otras clases de explotación. La falta de protocolos para prevenir o responder a la violencia de género, incluida la violación, deja esto a la discreción de personas, en su mayoría inexpertas.

No se han instituido medidas sistemáticas dentro de los emplazamientos o entre ellos para examinar el transporte privado o el alojamiento ni para garantizar que los refugiados lleguen a sus destinos de forma segura. Tampoco hay sistemas claros para informar de los problemas de seguridad relacionados. Las dificultades para encontrar y pagar un alojamiento a largo plazo están empezando a dejar a algunos refugiados al borde de un precipicio.

Las directrices internacionales exigen que se mitigue el riesgo de violencia de género desde el inicio de la respuesta a la crisis, incluyendo la prevención, los sistemas de denuncia y los servicios para los supervivientes de la violencia, incluida la trata y otros tipos de explotación.

El gobierno debe desarrollar e implementar inmediatamente protocolos consistentes que garanticen la protección en los puntos de recepción y en todo el transporte y alojamiento de los refugiados, recomendó Human Rights Watch. Todos los refugiados deben recibir información clara sobre cómo mitigar los riesgos de protección, buscar ayuda y denunciar incidentes.

El gobierno debe trabajar con agencias de respuesta humanitaria experimentadas y organizaciones no gubernamentales especializadas para reducir los riesgos de violencia de género para los refugiados, incluyendo la trata y otros tipos de explotación, y para garantizar la identificación adecuada de las víctimas y la prestación de servicios para los sobrevivientes. Todas las supervivientes de la violencia en Polonia deben disponer de servicios que incluyan una atención integral tras la violación, incluido el acceso a la anticoncepción de emergencia y al aborto.

La Unión Europea debe garantizar que los fondos distribuidos a Polonia para el apoyo a los refugiados de Ucrania lleguen a quienes coordinan y prestan los servicios esenciales, como organizaciones no gubernamentales experimentadas e independientes.

“Cuanto más tiempo permanezcan los refugiados de Ucrania en Polonia con recursos cada vez menores, especialmente las mujeres y las niñas, mayor será el riesgo de que se vean obligadas a vivir situaciones de explotación o abuso”, aseguró Margolis. “El gobierno de Polonia debería asumir su responsabilidad por la seguridad de las personas que huyen de la guerra en Ucrania, y tomar medidas ahora para que el alojamiento, el transporte y el empleo sean lo más seguros posible”.

Your tax deductible gift can help stop human rights violations and save lives around the world.

Región / País

Las más vistas