Skip to main content

EE. UU.: Las acciones de Trump avivan los disturbios en el Capitolio

El presidente y quienes lo apoyan en el Congreso deben aceptar que perdieron la elección

People shelter in the House gallery as protesters try to break into the House Chamber at the US Capitol on Wednesday, Jan. 6, 2021, in Washington, DC.  (AP Photo/Andrew Harnik)

(Washington DC) – El presidente de Estados Unidos Donald Trump y quienes lo apoyan en el Congreso deben reconocer de inmediato la victoria de Joe Biden en la elección presidencial de noviembre y desistir de su ataque al proceso democrático estadounidense, señaló hoy Human Rights Watch.

El gobierno de Trump debe realizar todas las acciones pertinentes para que cesen las injerencias forzosas en el proceso democrático por parte de sus partidarios, cientos de los cuales irrumpieron en el Capitolio de EE. UU. el 6 de enero de 2021, luego de que Trump los llamara a concentrarse cerca de la Casa Blanca. El Congreso debe certificar de inmediato los resultados electorales.

“La turba que ocupó el Capitolio intentó obstaculizar el traspaso pacífico del poder”, expresó Nicole Austin-Hillery, directora ejecutiva del Programa sobre EE. UU. de Human Rights Watch. “Esta es la culminación de una campaña temeraria del Presidente y quienes lo apoyan para socavar los procesos electorales y el Estado de derecho desde que perdió las elecciones. El gobierno debe exigir que rindan cuentas por estos actos”.

El 6 de enero, miembros del Congreso se reunieron para la certificación oficial de los votos del Colegio Electoral en la elección presidencial estadounidense, en la cual Biden resultó ganador con 306 votos electorales frente a los 232 de Trump. Miembros del Congreso, periodistas y otras personas se vieron obligadas a huir mientras los asaltantes destrozaban ventanas e irrumpían en las salas de sesiones de la Cámara de Representantes y el Senado. La Policía del Capitolio de EE. UU. disparó y mató a una mujer, según se indicó en informes periodísticos.

La turba acababa de participar en una concentración para “Salvar a Estados Unidos” promovida por Trump y sus seguidores, incluida la organización de extrema derecha Proud Boys. Dirigiéndose a la multitud, Trump volvió a invocar teorías conspiratorias ya desacreditadas, afirmó que “jamás reconocería” haber perdido la elección e instó a la multitud a caminar al Capitolio para dar a los republicanos “el tipo de orgullo y valentía que necesitan para recuperar nuestro país”.

“Los sucesos en el Capitolio no deben distraernos del hecho de que un número histórico de ciudadanos estadounidenses acudieron pacíficamente a las urnas para elegir a sus representantes”, destacó Austin-Hillery. “Todos los funcionarios, y los miembros del Congreso en particular, deben enfocarse en defender la voluntad del pueblo y confirmar sin demora los resultados”.

Aproximadamente dos horas después de que la turba tomó el Capitolio, Trump difundió por video una declaración pidiendo a sus seguidores que se fueran a sus casas de manera pacífica. Pero en vez de repudiar las acciones antidemocráticas, reiteró falsedades sobre la elección y agregó: “Los amamos, ustedes son muy especiales”.

Facebook/Instagram, Twitter y YouTube eliminaron el video y otros contenidos publicados por el presidente debido al riesgo de que incitaran a la violencia o por violar las políticas de estos medios contra las acusaciones de fraude electoral generalizado. En una acción sin precedentes, Twitter indicó que bloqueaba la cuenta de Trump por al menos 12 horas en respuesta a “que se encontraba en curso una situación violenta sin precedentes en Washington D. C.,” y a las “reiteradas y graves violaciones de nuestra política sobre Integridad Cívica” por parte de Trump.

Algunos de los principales republicanos que apoyan a Trump, incluidos los senadores Josh Hawley y Ted Cruz y más de 100 miembros de la Cámara de Representantes, deben reconocer de inmediato que Biden ganó la elección en forma justa y dejar de objetar la certificación de votos electorales.

“Los legisladores republicanos están posibilitando la embestida de Trump a la democracia al oponerse al principio democrático central de que el pueblo elige a sus líderes”, destacó Austin-Hillery. “La ocupación del Capitolio deja en claro cuán dañina ha sido esta postura política antidemocrática”.

El próximo fiscal general debe iniciar una investigación oportuna e imparcial de las acciones orientadas a subvertir el proceso democrático, indicó Human Rights Watch. La investigación debe incluir la llamada telefónica que realizó Trump el 2 de enero para instar al Secretario de Estado de Georgia a revertir el resultado de las elecciones en ese estado.

Asimismo, el Congreso debe investigar cómo se prepararon las fuerzas del orden para la revuelta y la forma en que respondieron, apuntó Human Rights Watch. Las fuerzas del orden respondieron con fuerza excesiva a protestas pacíficas convocadas el verano pasado bajo la consigna “Las vidas negras importan” y dispersaron a la multitud con gases lacrimógenos y bastones, además de intimidar a los manifestantes con peligrosos vuelos rasantes de helicópteros. La turba partidaria de Trump no pareció encontrar demasiada resistencia por parte de las fuerzas del orden cuando ingresó por la fuerza en el Capitolio con la intención de detener no solo el funcionamiento de la legislatura estadounidense, sino además el recuento de votos electorales para formalizar la elección presidencial.

Los estándares internacionales de derechos humanos exigen que las fuerzas del orden protejan los derechos de los manifestantes a reunirse en forma pacífica con independencia de cuáles sean sus posturas políticas y no recurran a un uso excesivo de la fuerza. A su vez, estas fuerzas deben responder a actos violentos de un modo proporcionado que apele en la menor medida posible al uso de la fuerza.

“Ante el drástico contraste en cómo las fuerzas del orden respondieron a las protestas relacionadas con la causa ‘Las vidas negras importan’ el verano pasado, el Congreso y el próximo fiscal general deben encargar que se lleven a cabo investigaciones independientes sobre la actuación policial en este evento y en las protestas del verano pasado sobre justicia racial”, indicó Austin-Hillery.

Los líderes extranjeros, muchos de los cuales han expresado indignación por el ataque a la democracia que tuvo lugar en Washington D.C., deben exhortar a todos los líderes políticos estadounidenses, especialmente los republicanos, a apoyar la voluntad del pueblo que se expresó en los resultados electorales, los cuales recibieron la debida certificación.
 

Your tax deductible gift can help stop human rights violations and save lives around the world.

Región / País