Human Rights Watch condena de forma enérgica el ataque brutal sufrido hoy por Jair Bolsonaro, candidato a la presidencia de Brasil. Las diferencias políticas e ideológicas deben resolverse por medio de los procesos democráticos y nunca a través de la violencia. Las autoridades brasileñas deben realizar una investigación rápida, completa e imparcial de este crimen, y asegurarse de que se haga justicia.