Cuando uno se dedica a temas de trabajo infantil, en general la sensación es que las buenas noticias son pocas. Por eso, cuando me enteré recientemente sobre una nueva política que podría proteger a millones de niños y niñas de tareas peligrosas en haciendas tabacaleras en todo el mundo, no podía creer que fuera cierto. El Programa de Tabaco Sostenible (Sustainable Tobacco Program, STP) representa un cambio radical al programa de debida diligencia de todo el sector, y dispone que ahora al menos 180 compañías tabacaleras asumen el compromiso de prohibir que todos los niños y niñas menores de 18 años manipulen tabaco verde en las fincas que forman parte de su cadena de suministro.

El STP es usado por importantes fabricantes multinacionales y comerciantes de hojas de tabaco, así como por otras tabacaleras con presencia en 52 países, que en conjunto realizan contrataciones con cientos de miles de haciendas en todo el mundo.

¿Por qué esto podría ser una noticia extraordinaria para los niños y niñas? Mis colegas de Human Rights Watch y yo hemos entrevistado a cientos de niños y sus familias que trabajan en el cultivo del trabajo en cinco países: Kazajistán, Estados Unidos, Brasil, Indonesia y Zimbabue. Hemos concluido, de manera sistemática, que numerosos niños y niñas que manipulan tabaco están expuestos a un alto riesgo de envenenamiento con nicotina, también conocido como Enfermedad del Tabaco Verde, una condición provocada por la absorción de nicotina a través de la piel, que puede causar vómitos, náuseas, mareos, jaqueca, pérdida del apetito e insomnio. Aunque se desconocen los efectos a largo plazo de la absorción de nicotina a través de la piel, los riesgos de la exposición a la nicotina para los fumadores son graves y más que conocidos.

Cuando empezamos a estudiar los riesgos del cultivo de tabaco para los niños y niñas, las posturas de las empresas respecto del trabajo infantil riesgoso eran muy diversas y ninguna empresa prohibía que los niños manipularan tabaco verde.

Desde 2014, hemos instado a las compañías tabacaleras a que prohíban de manera absoluta que los niños y niñas trabajen en la manipulación del tabaco, incluido el tabaco seco, que igualmente contiene nicotina. Hemos hablado con decenas de niños y niñas, y también adultos, que experimentaron problemas de salud, como complicaciones respiratorias, al seleccionar o preparar hojas de tabaco secas para la venta.

Aunque las empresas todavía no han tomado suficientes medidas para implementar esta prohibición del trabajo infantil con tabaco, los nuevos requisitos podrían proteger a millones de niños y niñas de la intoxicación por nicotina. La política entró en vigencia por primera vez en la última temporada de cultivo de tabaco, de modo que se desconoce qué impacto ha tenido. Las actividades de capacitación, implementación y monitoreo en una cadena de suministro global y compleja sin duda serán una tarea compleja, pero posible. A medida que seguimos investigando las condiciones para los trabajadores infantiles del sector del tabaco en todo el mundo, espero que mis colegas y yo podamos ver que esto realmente se convierta en un paso efectivo para terminar con el trabajo infantil riesgoso.