(New York) – Las fuerzas del gobierno sirio lanzaron ataques químicos coordinados en partes de Alepo controladas por la oposición durante el último mes de la batalla por la ciudad, dijo hoy Human Rights Watch.

Basándose en entrevistas telefónicas y en persona a testigos y el análisis de imágenes de video, fotografías y publicaciones en medios sociales, Human Rights Watch documentó que helicópteros del gobierno lanzaron cloro sobre áreas residenciales en al menos ocho ocasiones, entre el 17 de noviembre y el 13 de diciembre de 2016. Los ataques, algunos de los cuales incluían municiones múltiples, mataron a por lo menos nueve civiles, incluidos cuatro niños, y causaron heridas a alrededor de 200 personas.

La imagen de video muestra el humo verde de un ataque de cloro realizado por las fuerzas del gobierno sirio en el barrio Daheert Awwad en Alepo, Siria el 22 de noviembre de 2016. © 2016 Aleppo Media Center

Los ataques ocurrieron en áreas donde las fuerzas gubernamentales planeaban avanzar, comenzando en el este y moviéndose hacia el oeste conforme se movían las líneas de frente, señaló Human Rights Watch.

“El patrón de los ataques con cloro muestra que fueron coordinados con una estrategia militar general para retomar Alepo y que no fueron el trabajo de unos pocos elementos que actuaron de manera aislada”, dijo Ole Solvang, director adjunto de emergencias de Human Rights Watch. “El Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas no debería permitir que las autoridades sirias o cualquier otra entidad que haya usado armas químicas salgan impunes”.

El Consejo de Seguridad de la ONU aún no ha tomado acciones desde que una investigación encargada por este organismo internacional, conocida como el Mecanismo Conjunto de Investigación, identificó unidades militares responsables de ataques anteriores con cloro en Siria. El Consejo de Seguridad debería imponer sanciones a los altos dirigentes de la cadena de mando, recomendó Human Rights Watch.

Human Rights Watch instó al gobierno sirio a que deje de usar de inmediato productos químicos como armas y a que coopere plenamente con la investigación designada por la ONU.

Los 192 Estados partes de la Convención sobre Armas Químicas deberían tomar medidas para abordar la continua violación por Siria de las prohibiciones más básicas del tratado y asegurar el cumplimiento para reforzar la norma consuetudinaria internacional contra la guerra química, dijo Human Rights Watch.

Los helicópteros del gobierno de Siria han lanzado cloro sobre territorio controlado por la oposición al menos desde abril de 2014. El cloro tiene muchos usos civiles, pero la Convención de 1993 sobre Armas Químicas, suscrita por Siria en 2013, prohíbe el uso de las propiedades tóxicas de cualquier producto químico como arma. Human Rights Watch también ha documentado que las fuerzas del gobierno sirio utilizaron gas sarín en ataques en agosto de 2013, y que el Estado Islámico (también conocido como ISIS) utilizó gas mostaza en fechas tan recientes como agosto de 2016.

Los ataques con cloro más recientes ocurrieron durante una ofensiva final por parte de las fuerzas gubernamentales sirias y sus aliados para arrebatarle el control del este de Alepo a los grupos armados de la oposición. Después de un período de relativa calma, las fuerzas del gobierno sirio y sus aliados reanudaron las operaciones militares en Alepo el 17 de noviembre, comenzando con un intenso bombardeo aéreo. La batalla continuó hasta el 13 de diciembre, cuando las partes acordaron un alto el fuego y muchos de los combatientes y civiles en el este de Alepo fueron evacuados.

November 17, 2016 November 18, 2016 November 19, 2016 November 20, 2016 November 21, 2016 November 22, 2016 November 23, 2016 November 24, 2016 November 25, 2016 November 26, 2016 November 27, 2016 November 28, 2016 November 29, 2016 November 30, 2016 December 1, 2016 December 2, 2016 December 3, 2016 December 4, 2016 December 5, 2016 December 6, 2016 December 7, 2016 December 8, 2016 December 9, 2016 December 10, 2016 December 11, 2016 December 12, 2016 Maadi New Mowasalat Bab el-Hadeed Bab el-Maqam Bab Neirab Karam al-Jazmati Tariq al-Bab Baideen Bustan el-Basha Bustan el-Qassr Fardous Haidariya Masaken Hanano Hulluk Ein el-Tal Kallaseh Karam Qaterji Marja Mashad Muyassar Al-Balat Old Aleppo Pedro Mount Daheert Awwad Qadi Askar Sakhour Salheen Shaar Sheikh Fares Sheikh Khader Sheikh Saeed Sukkari Government controlled area Chemical attack Aleppo Chemical attacks in Aleppo, Syria

El verdadero número de ataques químicos en Alepo entre el 17 de noviembre y el 13 de diciembre podría ser mayor que los ocho documentados en este informe, dijo Human Rights Watch. En las redes sociales, periodistas, personal de primeros auxilios, personal médico y otras fuentes informaron de al menos 12 ataques en ese período. Human Rights Watch ha incluido en este informe sólo los ataques que ha corroborado mediante informes en tiempo real en las redes sociales y entrevistas con al menos un testigo.

Identificar con certeza el químico utilizado en los ataques sin pruebas de laboratorio es difícil, pero el olor, señales y síntomas que las víctimas y el personal médico describieron indican que las fuerzas del gobierno usaron cloro. Los residentes locales que se encontraban cerca del lugar de impacto y el personal médico reportaron un fuerte olor a cloro, similar al de los productos de limpieza que contienen cloro, cerca de las zonas que fueron impactadas.

“Los afectados tenían dificultad para respirar, tosían con fuerza, tenían náuseas, algunas personas se desmayaron, a otras les salía espuma de la boca”, dijo un miembro de un equipo de primeros auxilios que respondió a varios ataques. “Los químicos afectan más severamente a los niños (...), ellos inhalan esos olores y terminan asfixiándose”.

Un habitante local describió el olor como una versión más fuerte de un detergente de limpieza:

El olor no es algo que se pueda soportar. En el momento en que el que te expones a él, te arde la garganta; es como si te estuvieras tragando una varilla de fuego. No puedes tragar ni respirar. Te empieza a hervir el cuello. Sientes náuseas. Te arden los ojos y no eres capaz de controlar las lágrimas. Finalmente, tampoco puedes respirar. No es como tener la boca y la nariz tapadas, más bien, es como si tu cuerpo ya no dejase entrar el aire.

Un alto nivel de exposición al cloro puede provocar la asfixia, a medida que las lesiones químicas producidas por la disolución del cloro en las membranas mucosas de las vías respiratorias pulmonares causan una acumulación severa de líquido en los pulmones. Los niños y las personas mayores son especialmente vulnerables a los efectos del gas cloro.

Testigos también aseguraron haber visto un humo amarillo o verde-amarillo cerca del lugar de impacto de al menos cuatro ataques. En dos ataques, unos periodistas que se encontraban en los alrededores capturaron el humo en video. En su forma gaseosa el cloro es de color verde amarillento.

Debido a que el cloro es más pesado que el aire, se hunde, convirtiendo los sótanos donde la gente se refugia contra los ataques con armas explosivas en potenciales trampas mortales. Un periodista, que decidió abandonar su barrio después de un ataque con cloro, dijo: “Nos acostumbramos a los bombardeos y el fuego de artillería. Pero no hay manera de protegerse del cloro. Te asfixia”.

Para cinco de los ataques químicos, Human Rights Watch examinó fotografías o imágenes de vídeo de los restos de municiones improvisadas llenas de sustancias químicas, publicadas en línea o compartidas directamente con Human Rights Watch. Los testigos a veces se referían a las municiones como barriles o bombas. En los cinco incidentes, las imágenes muestran el mismo tipo de cilindro de gas amarillo. Una etiqueta todavía visible en lo que quedó de uno de estos cilindros tras un ataque muestra una advertencia de que contenía gas.

During the final weeks of the battle for Aleppo, Syrian government helicopters repeatedly dropped gas cylinders filled with chlorine, affecting hundreds of civilians.

Los grupos afiliados a la oposición, personal de primeros auxilios, activistas y periodistas informaron que, en el mismo período, las fuerzas gubernamentales también realizaron ataques químicos en otros lugares.

Aunque no hay pruebas de que Rusia, la única otra parte que llevó a cabo ataques aéreos en el este de Alepo durante este período, estuviera directamente involucrada en los ataques químicos, los aviones rusos desempeñaron un papel crucial en la ofensiva militar contra los combatientes de la oposición en el este de Alepo. Como aliado militar de Damasco, se benefició del uso de armas químicas por las fuerzas sirias.

Además, el Mecanismo Conjunto de Investigación creado por la ONU determinó que helicópteros que previamente habían lanzado cloro estaban operando desde la base aérea de Hmeymim, bajo control ruso. Dado este y otros informes sobre el repetido uso del cloro como arma, las autoridades militares rusas deberían haber tomado medidas para asegurar que estas armas no fueran usadas en su ofensiva militar conjunta, dijo Human Rights Watch.

El Consejo de Seguridad de la ONU, incluida Rusia, ha condenado el uso de cualquier producto químico tóxico, como el cloro, como arma en Siria, y ha subrayado que quienes utilicen tales armas deberán rendir cuentas. El 7 de agosto de 2015, el Consejo de Seguridad adoptó por unanimidad la Resolución 2235, estableciendo la investigación para “identificar en la mayor medida posible a las personas, entidades, grupos o gobiernos que hayan empleado sustancias químicas como arma”. En ese momento, Rusia dijo que la investigación cerraría la brecha al identificar a los responsables del uso del cloro como arma en Siria. Estados Unidos hizo hincapié en que “señalar con el dedo (a los responsables) es importante”.

El 21 de diciembre de 2016, la Asamblea General de la ONU adoptó una resolución que establecía un mecanismo para ayudar en la investigación de los graves crímenes cometidos en Siria desde 2011. La Asamblea General instó al sistema de las Naciones Unidas en su conjunto a cooperar plenamente y responder de inmediato a cualquier solicitud de información.

Se espera que las conversaciones de paz entre las partes en conflicto en Siria se reanuden en Ginebra el 20 de febrero.

“La historia demuestra que los acuerdos de paz sin ningún tipo de responsabilidad por abusos cometidos en el pasado son a menudo frágiles”, señaló Solvang. “Rendir cuentas por los ataques químicos en Siria sería un buen punto de partida”.

La Convención sobre Armas Químicas prohíbe el uso de las propiedades tóxicas de productos químicos comunes como el cloro para matar o causar daños. Entre sus distintas obligaciones, cada Estado miembro se compromete a no “ayudar, alentar o inducir a nadie a participar en una actividad prohibida a un Estado parte en virtud de esta Convención”. Las leyes de guerra aplicables en Siria prohíben el uso de armas químicas. El uso de armas prohibidas con intención criminal, deliberada o imprudentemente, constituye un crimen de guerra. Con 192 miembros, la Convención sobre Armas Químicas es uno de los tratados internacionales más universales sobre armas. Sólo cuatro Estados miembros de la ONU no han suscrito la Convención: Egipto; Israel, que ha firmado pero no ha ratificado la Convención; Corea del Norte, y Sudán del Sur.

“Casi el mundo entero está de acuerdo en que la guerra química es tan despreciable que debería ser proscrita por completo”, dijo Solvang. “Permitir que el gobierno sirio incumpla esta prohibición con impunidad corre el riesgo de condonar implícitamente ataques químicos sirios y socavar una de las prohibiciones de armas sobre la que existe un mayor acuerdo en el mundo, potencialmente bajando el umbral para que otros países hagan lo mismo”.

Para más detalles sobre los ataques, vea más abajo.

Para más información sobre ataques químicos en Siria, por favor consulte:
Siria: Ataque con armas químicas habría sido perpetrado por el gobierno (10 de septiembre de 2013)
Syria: Strong Evidence Government Used Chemicals as a Weapon (Siria: Fuerte evidencia de que el gobierno utilizó productos químicos como arma)  (13 de mayo de 2014)
Syria: Chemicals Used in Idlib Attacks (Siria: Se usaron productos químicos en los ataques de Idlib) (13 de abril de 2015)
Syria: New Chemical Attacks in Idlib (Siria: Nuevos ataques químicos en Idlib) (3 de junio de 2015)
Syria: New Deadly Chemical Attacks (Siria: Nuevos ataques letales con productos químicos) (28 de septiembre de 2016)