Imágenes de un vídeo de YouTube publicado por el Estado Islámico muestra a las víctimas ejecutadas y parcialmente enterradas en la fosa común Palacio del Agua en Tikrit

(Erbil) – Nuevas evidencias sobre ejecuciones perpetradas por el Estado Islámico (EI) en Tikrit tras haber tomado la ciudad en junio de 2014 han triplicado la cifra de muertes estimadas y muestran otros sitios donde se efectuaron ejecuciones, señaló hoy Human Rights Watch.

La información aportada por un sobreviviente y el análisis de grabaciones de video e imágenes de satélite han confirmado la existencia de otros tres sitios donde ocurrieron ejecuciones en masa, con lo cual el total aumenta a cinco, y el número de muertos a entre 560 y 770 hombres, que serían todos, o en su mayoría, soldados del ejército iraquí capturados.

“Se suma otra pieza a este macabro rompecabezas, ahora que se confirman muchas más ejecuciones”, observó Peter Bouckaert, director de la división de Emergencias de Human Rights Watch. “La barbarie del Estado Islámico resulta violatoria del derecho y constituye una afrenta absoluta a los valores”.

Combatientes del Estado Islámico, que anteriormente se denominaba Estado Islámico de Irak y el Levante (EIIL), son responsables de la muerte de entre 160 y 190 hombres en los dos sitios donde se produjeron ejecuciones masivas que Human Rights Watch identificó anteriormente. Es posible que el total sea incluso mayor, según surge de las nuevas evidencias que van apareciendo, comentó Human Rights Watch.

Tikirit quedó bajo el control de milicias del Estado Islámico el 11 de junio. Al día siguiente, el grupo afirmó haber ejecutado a 1.700 “miembros chiitas del Ejército”, y publicó videos de cientos de hombres capturados vestidos de civil que, según adujo, se habían rendido en la base militar iraquí Speicher, ubicada en las proximidades.

Fotografías difundidas posteriormente en los medios sociales mostraban a combatientes de EI que subían a prisioneros vestidos de civil a camiones, y otras imágenes donde se veía que los obligaban a permanecer en el suelo en tres trincheras superficiales con las manos sujetadas. Algunas imágenes mostraban a encapuchados que disparaban contra estos hombres.

A partir del análisis de imágenes de satélite y fotografías que se obtuvieron en ese momento, Human Rights Watch concluyó el 27 de junio que dos de las trincheras se encontraban en un terreno a unos 100 metros al norte del Palacio del Agua en Tikrit. La ubicación de la tercera trinchera no fue determinada.

Click to enlarge

Tras analizar un video difundido recientemente por el Estado Islámico que muestra la ejecución de detenidos y diversas imágenes satelitales, Human Rights Watch ha identificado tres nuevos lugares donde se produjeron ejecuciones en ese período, y determinó que habría entre 285 y 440 muertos adicionales. La ubicación de dos de los sitios pudo determinarse con exactitud a partir de imágenes y evidencia aportada por testigos, mientras que las coordenadas del tercer sitio son por ahora aproximadas y se fijaron en función de lo relatado por un sobreviviente.

El mayor de los tres nuevos sitios de ejecución identificados recientemente es una losa de concreto en el extremo norte del edificio Saladdin Al Ayubi, que forma parte del complejo del palacio presidencial de Tikrit. Diversas grabaciones de video, que se cotejaron con imágenes de satélite, indican que entre 250 y 400 hombres fueron ejecutados en este lugar aproximadamente a las 9:30 a.m. del 12 o el 13 de junio. Imágenes de satélite tomadas el 16 de junio no revelan cúmulos de cadáveres como se observa en el video, pero sí se ven sobre el concreto lo que parecen ser manchas de sangre, que presuntamente habrían quedado allí como resultado de la ejecución en masa.

Las imágenes satelitales también permiten ver signos de que su utilizaron maquinarias de movimiento de tierra en un predio próximo a la losa de concreto. La evaluación de Human Rights Watch también identificó áreas donde se ve el suelo levantado, lo cual coincide con la posibilidad de que haya allí una fosa común.

El segundo sitio identificado recientemente es la sede de la Policía Náutica, junto al puente de la Carretera 24. Imágenes de video de las ejecuciones muestran a combatientes del Estado Islámico que ejecutan con armas cortas al menos a 25 ó 30 hombres entre las 6:30 y las 7 p.m. del 12 de junio en este lugar, y luego arrojan sus cuerpos al río Tigris. La cantidad total de víctimas ultimadas en este lugar podría ser considerablemente superior.

Ali, un joven de 23 años que sobrevivió a las ejecuciones, dijo a Human Rights Watch que fue capturado el 12 de junio junto a otros miles de hombres mientras intentaban escapar siguiendo la carretera principal desde la base militar Speicher. Otros soldados y oficiales le habían aconsejado que vistiera de civil para intentar evitar ser detectado por combatientes del Estado Islámico.

Imágenes de video difundidas por el Estado Islámico confirman las declaraciones de testigos que aseveran que miles de hombres capturados fueron obligados a marchar hacia Tikrit, escoltados por combatientes de EI. Ali, que según dijo iba al frente de la procesión, aseveró a Human Rights Watch que un grupo de aproximadamente 100 soldados de EI detuvieron a los prisioneros cerca de la Universidad de Tikrit y les dijeron que podrían regresar a salvo a sus casas.

Pero en vez de ello, los miembros de EI quitaron a los hombres sus teléfonos celulares y su dinero, y los condujeron hacia un predio que, según señaló Ali, formaba parte de un palacio. Allí, según expresó, fue obligado a permanecer hacinado en un contenedor durante seis horas junto a otros 100 detenidos, dos de los cuales fallecieron debido a la sobrepoblación y el calor agobiante. Ali dijo que miembros de EI permitieron que él y los demás salieran del contenedor a las 5 p.m., los separaron en grupos reducidos y llevaron a cada grupo a sitios distintos.

Relató que estaba en un grupo con otros nueve hombres, y que escuchó el sonido de disparos proveniente de otros lugares de ejecución, incluido el edificio de la Policía Náutica, cerca de allí. Los captores del Estado Islámico que estaban con su grupo le ataron a él y a los demás prisioneros las manos por la espalda y les vendaron los ojos, y luego los obligaron a inclinarse mientras cada uno sujetaba con los dientes la camiseta del que estaba adelante, a la vez que marchaban hacia la margen del Tigris. Ubicaron a los 10 hombres en fila y les dispararon con una pistola, uno tras otro. Ali dijo que, por debajo de la venda, pudo ver cuando el hombre junto a él caía al piso ensangrentado, pero que por algún motivo él no recibió un impacto de bala, por lo que se arrojó al piso y fingió estar muerto hasta el anochecer, para luego escapar en medio de la oscuridad.

A su vez, el nuevo video difundido por el Estado Islámico revela al menos dos rondas previas de ejecuciones que se desconocían y que ocurrieron en el Palacio del Agua, durante las cuales el número de muertos habría sido de entre 115 y 140. Esto lleva al total de hombres presuntamente ejecutados por Estado Islámico en el lugar a por lo menos entre 235 y 285, según surge del propio video de esta organización, aunque se teme que la cantidad total podría ser muy superior. Se sabe ahora que el Estado Islámico habría perpetrado al menos cuatro ejecuciones masivas en el Palacio del Agua.

Las evidencias examinadas por Human Rights Watch también parecen confirmar la existencia de una fosa común en el lugar donde se produjeron ejecuciones en el Palacio del Agua, que contienen los restos de al menos 35 ó 40 víctimas de ejecuciones de EI, pero que probablemente sean entre 235 y 285.

El video difundido recientemente por el Estado Islámico indica que sus combatientes habrían utilizado una topadora para cubrir los cuerpos bajo montañas de tierra luego de cada ronda de ejecución, y antes de trasladar al siguiente grupo de hombres al lugar. En un caso, el video muestra a miembros de EI que disparan a entre 40 y 45 hombres apoyados contra la fosa común de otros prisioneros a quienes EI ya había disparado y cubierto con tierra aproximadamente unas horas antes. En una secuencia de video se observa el torso de una víctima de una ejecución anterior, que sobresale de la tierra.

Otros sitios, vehículos y hombres capturados que se ven en videos del Estado Islámico permiten presumir que la estimación sobre la cantidad total de víctimas fatales seguirá aumentando, a medida que nuevas evidencias aparecen y son analizadas, señaló Human Rights Watch.