El verano pasado, el mundo se enteró de cómo Internet se ha transformado en una herramienta para la vigilancia masiva e indiscriminada. La magnitud y la capacidad de invasión de los programas revelados por ex contratista de la Agencia de Seguridad Nacional Edward Snowden ilustran los peligros de permitir que las agencias de seguridad operen bajo un esquema de ley de secreta y sin supervisión pública significativa.

Estos peligros no se limitan a los Estados Unidos o el Reino Unido únicamente. A medida que nuestras vidas se vuelven más conectadas y dependientes de la Internet, el derecho a la privacidad nunca encarado una amenaza global de esta dimensión. Como usuarios, tenemos que asegurarnos que nuestro espacio privado de comunicación esté protegido.

Hoy, los usuarios de Internet de todo el mundo están recibiendo la oportunidad de enviar una señal de rechazo de vigilancia masiva. En el marco de la campaña "The Day We Fight Back” (El día que nos defendemos), Human Rights Watch se une a los usuarios de Internet, a los grupos de la sociedad civil, sitios web y empresas de todo el mundo para oponerse a la supervisión arbitraria e indiscriminada de nuestra vida privada.

Habrá eventos y acciones en todo el mundo como parte de esta campaña. Esto es lo que puedes hacer:

· Regístrate en “The Day We Fight Back” y asiste a un evento sobre la privacidad y la vigilancia.

· Apoya los Principios Internacionales sobre la Aplicación de los Derechos Humanos a la vigilancia de las comunicaciones. Estos principios han sido firmados por más de 350 organizaciones de la sociedad civil en todo el mundo y proporcionan un marco para evaluar si las leyes y prácticas de vigilancia, actuales o propuestas, están en línea con los derechos humanos.

· Escribe a los funcionarios del gobierno o miembros del parlamento. Exige que tomen medidas para asegurar que la privacidad de los usurarios esté protegida a través de leyes y políticas más fuertes y a la par de la creciente capacidad técnica para la vigilancia electrónica. Human Rights Watch ha solicitado al gobierno de Reino Unido que aclare el alcance de sus medidas de vigilancia. También pedimos al presidente Obama que ponga fin a la masiva recopilación de metadatos y que implemente normas de protección más fuertes que protejan los derechos de los usuarios de Internet a nivel mundial, sin importar dónde se encuentren.

Debemos proteger nuestro derecho a iniciar o responder una llamada en nuestro teléfono móvil sin temor a intrusiones invasivas e indiscriminadas que atenten contra nuestra vida privada. Cada voz cuenta para dejar saber a los gobiernos que: no toleraremos la vigilancia masiva.