(Londres) - El Gobierno chino debe abordar las causas subyacentes de las protestas que han llevado a 11 tibetanos que se prendieron fuego desde marzo de 2011, Amnistía Internacional y Human Rights Watch señalaron hoy.

En una carta al presidente chino Hu Jintao, el 3 de noviembre, las organizaciones de derechos humanos pidieron al gobierno chino llevar a cabo una revisión exhaustiva de la situación de los derechos humanos en toda la meseta tibetana y poner fin a las restricciones legales y políticas que violan los derechos humanos en la región.

"El gobierno chino debe poner fin a las políticas represivas que atentan contra las libertades fundamentales de las personas de origen tibetano", dijo Salil Shetty, secretario general de Amnistía Internacional. "Las autoridades chinas no han respondido a las demandas de los tibetanos, sino que han recurrido a tácticas de mano dura que sólo se puede profundizar y aumentar los resentimientos. Se debe respetar el derecho de los tibetanos practicar su religión y a disfrutar de su cultura".

Las autoinmolaciones parecen ser en protesta a las restricciones de las libertades básicas y las medidas punitivas de seguridad impuestas en una serie de monasterios de la zona, dijeron Amnistía Internacional y Human Rights Watch. Los tibetanos han seguido prendiéndose fuego a pesar de la represión de las autoridades.

El gobierno chino ha respondido a las protestas con detenciones en masa, encarcelamientos y posibles asesinatos por parte de las fuerzas de seguridad. Entre los detenidos se encuentran 300 monjes del monasterio de Kirti, que según las autoridades se los llevaron para someterlos a "educación patriótica".

"Los años de restricciones sobre los derechos de los tibetanos han dado lugar a nuevos disturbios y actos de desesperación ", dijo Kenneth Roth, director ejecutivo de Human Rights Watch. "Es claramente el momento para que el gobierno chino se replantee su enfoque y escuche y atienda las quejas de los tibetanos".

Nueve monjes o ex monjes tibetanos y dos monjas tibetanas en la provincia de Sichuan se han prendido fuego desde marzo, y seis de ellos se cree que han muerto. En el caso más reciente, el 3 de noviembre, Palden Choetso, una monja de 35 años del convento de Tawu, murió después de que se prendió fuego.

El gobierno chino debe revelar el paradero de todos los que han sido detenidos, incluso de aquellos que se prendieron fuego en protestas, dijeron los grupos.

El gobierno chino debe poner fin al adoctrinamiento político obligatorio de los monjes y monjas tibetanos como parte de la “educación legal” y “patriótica” impuesta por el gobierno, afirmaron Amnistía Internacional y Human Rights Watch. Muchos tibetanos se han quejado sobre todo acerca de esta práctica como una intromisión en sus derechos a la libre expresión y el libre ejercicio de su religión.Muchos tibetanos se han quejado especialmente de esta práctica porque vulnera su derecho a la libertad de expresión y al libre ejercicio de su religión.

Las organizaciones piden también al gobierno que reduzca la fuerte presencia de fuerzas de seguridad que persiste en las instituciones religiosas y sus inmediaciones.