(Washington, DC) – Las autoridades estadounidenses deben actuar rápidamente en una investigación sobre los supuestos delitos de corrupción y lavado de dinero cometidos por el primogénito del presidente de Guinea Ecuatorial Teodoro Obiang Nguema Mbasogo, señaló hoy Human Rights Watch. El 6 de octubre de 2011, el Departamento de Justicia presentó una notificación oficial en California de una petición pendiente para el decomiso de más de 70 millones en activos que incluyen una mansión, un jet privado y objetos de recuerdo de Michael Jackson pertenecientes al joven Obiang.

Teodoro Nguema Obiang Mangue, conocido como Teodorín, es ministro de Agricultura y Bosques, vicepresidente del partido gobernante y el presunto sucesor de su padre en la presidencia de este minúsculo país rico en petróleo de África occidental. Es famoso por su estilo de vida ostentoso y privilegiado y su pasión por los vehículos de lujo, lo que contrasta marcadamente con el bajo nivel de vida de la mayoría de los habitantes de Guinea Ecuatorial.

“Las autoridades estadounidenses han hallado pruebas claras de la corrupción del presidente Obiang y varios de sus familiares en múltiples investigaciones desde 2003”, dijo Arvind Ganesan, director de Negocios y Derechos Humanos en Human Rights Watch. “Aunque tardío, la decisión de procesar a su hijo en Estados Unidos es un paso positivo”.   

El hijo de Obiang también es el objeto de investigaciones relacionadas en Francia y España, junto con el presidente Obiang y otros familiares y asociados.

El 13 de octubre, el sitio web de la revista Foreign Policy informó por primera vez de la decisión de decomisar los bienes. La decisión se deriva de un caso ante los tribunales federales de Estados Unidos, cuyos detalles no se conocen públicamente, aunque es probablemente el resultado de una investigación sobre los supuestos delitos de corrupción y lavado de dinero cometidos por Teodorín Obiang. El Departamento de Justicia inició el caso en 2007, tras una investigación del Senado de Estados Unidos de 2003 a 2004.

El proceso legal del Departamento de Justicia menciona a Sweetwater Malibu LLC, una empresa perteneciente a Teodorín Obiang, y reclama el decomiso de una variedad de activos valiosos, entre ellos una mansión de 30 millones de dólares en Malibú, un jet de 38.5 millones, siete automóviles de lujo valorados en casi 3 millones y objetos valiosos de recuerdo de Michael Jackson, como “un guante blanco cubierto de cristales de la gira ‘Bad ’”.

El Departamento de Justicia y el Servicio de Inmigración y Control de Aduanas abrieron investigaciones acerca del supuesto lavado de dinero por parte del joven Obiang después de un informe del Senado de 2004 conocido como el “informe Riggs Bank”, ya que se centraba en las cuentas en un banco del área de Washington que después fue cerrado. El informe del Senado reveló que el banco “había hecho la vista gorda ante las pruebas que indicaban que estaba manejando las ganancias de la corrupción” en su trato con el presidente Obiang, sus allegados y otros funcionarios. Un ejemplo de ello son los millones de dólares de ingresos nacionales de Guinea Ecuatorial procedentes del petróleo que se transfirieron a una cuenta privada extraterritorial que, según las conclusiones de los investigadores del Senado, era controlada por el presidente Obiang.

En un memorando de septiembre de 2007, la División de Delitos Penales del Departamento de Justicia escribió que se había emprendido una investigación sobre la “presunta conducta criminal de Teodoro Nguema Obiang y sus asociados, que consistía en la transferencia y el lavado ilegal de activos considerados producto de la extorsión, el soborno y/o la apropiación indebida, el robo o la malversación de fondos públicos”.

Un documento del Servicio de Inmigración y Control de Aduanas declaró que un objetivo de la investigación era “la identificación, ubicación, congelación y recuperación de los activos en Estados Unidos obtenidos ilícitamente mediante la cleptocracia de Teodoro Obiang Nguema y/o sus asociados”.

Un informe de 2010 del Senado de seguimiento del estudio del Riggs Bank presentó un examen detallado del caso contra Teodorín Obiang y su presunto lavado de más de 110 millones de dólares de fondos sospechosos a través de cuentas bancarias en Estados Unidos entre 2004 y 2008. Como se documenta en el informe, los fondos financiaron un estilo de vida opulento que incluyó una flota de motos y automóviles deportivos valorados en 9.5 millones de dólares y una fiesta veraniega de Nguema en la que apareció un tigre blanco vivo. El informe señaló que la investigación criminal del Departamento de Justicia sobre Teodorín Obiang estaba “en curso”. Según un informe de Le Monde, que citaba los registros de aduanas, en 2009 Teodorían Obiang transportó 22 vehículos de Estados Unidos a Guinea Ecuatorial, a través de Francia.

Ni el Gobierno de Guinea Ecuatorial ni Teodorín han respondido públicamente a las noticias sobre la medida pendiente de decomiso de activos. En 2010, el gobierno de Obiang emitió una fuerte declaración afirmando que las alegaciones del informe del Senado eran infundadas y se basaban en el prejuicio, y denunció que era “claramente un documento RACISTA, XENÓFOBO, PREPOTENTE, SEGREGACIONISTA”. (Énfasis en el original). El Gobierno también manifestó “su total apoyo, confianza y respaldo” a Teodorín.

Human Rights Watch expresó su esperanza de que la reclamación de los bienes a nombre de Sweetwater pueda indicar la revitalización de la investigación criminal acerca del Sr. Obiang. En su informe de 2009, Human Rights Watch instó a Estados Unidos a que negara visas a los funcionarios de Guinea Ecuatorial que hubieran estado implicados en casos de corrupción y que se identificaran todos los activos que tienen en Estados Unidos, con la intención de decomisar las ganancias de la corrupción y devolverlas finalmente a la población del país.

En septiembre, la policía francesa decomisó 11 vehículos de lujo pertenecientes al joven Obiang afuera de su residencia de París, en conexión con su investigación sobre las ganancias obtenidas ilícitamente por varios funcionarios africanos. Como señaló Le Monde, la policía francesa ha catalogado su reciente adquisición de antigüedades y otros bienes por valor de casi 26 millones de dólares en subastas. El gasto exorbitante levantó sospechas entre los funcionarios franceses encargados de vigilar el lavado de dinero de que los artículos habían sido adquiridos con fondos obtenidos ilícitamente.

A finales de agosto, la policía de Swazilandia abrió una investigación sobre el robo de un maletín perteneciente al joven Obiang que contenía aparentemente alrededor de 400,000 dólares en efectivo (300,000 dólares y 75,000 euros) y dos lujosos  relojes de pulsera. Denunció el robo del maletín en la villa de cinco estrellas en la que estaba alojándose durante la visita.

 “La decisión de congelar los activos de Teodorín en Estados Unidos se debía haber tomado hace tiempo”, dijo Ganesan. “Sin embargo, la prueba real será si el Gobierno de Estados Unidos prosigue enérgicamente con la investigación hasta el final sin dejar que se interpongan las relaciones diplomáticas o empresariales”.

Antecedentes sobre Guinea Ecuatorial

Guinea Ecuatorial tiene grandes ingresos procedentes del petróleo y una pequeña población, lo que hace que su producto interior bruto per cápita sea uno de los más altos del mundo. Sin embargo, el Gobierno no ha mejora las condiciones socioeconómicas de manera proporcional a los recursos de que dispone.

El PIB per cápita es equivalente al de algunas de las economías líderes mundiales, sin embargo, muchos habitantes de Guinea Ecuatorial carecen de acceso a servicios sociales básicos. Según las estadísticasde 2010 de la ONU y del Banco Mundial, Guinea Ecuatorial es el décimo noveno peor país del mundo en términos de mortalidad infantil. El gasto en educación como porcentaje del PIB es más bajo en Guinea Ecuatorial que en sus países vecinos. El Gobierno ha invertido enormes cantidades de dinero en proyectos con gran visibilidad, como hospitales ultramodernos, centros lujosos de conferencias y un espléndido complejo vacacional de 830 millones de dólares para albergar la Cumbre de la Unión Africana de 2011, que tienen muy pocos beneficios para los pobres.

Después de que Human Rights Watch publicara un informe en 2009 sobre el petróleo, la corrupción y los derechos humanos en Guinea Ecuatorial, que exponía en detalle los abusos gubernamentales y la falta de transparencia, el gobierno de Obiang respondió acusando a la organización de “chantaje” y de “sacarse de la manga información que carece de transparencia y objetividad”.

El informe sobre derechos humanos de 2010 del Departamento de Estado de Estados Unidos describe una serie de abusos graves, entre los que se encuentran ejecuciones ilegales, tortura sistemática e impunidad oficial, y denuncia la “corrupción oficial a todos los niveles de gobierno” en Guinea Ecuatorial, en concreto que “el presidente y sus allegados continuaron amasando beneficios personales procedentes de los ingresos extraordinarios del petróleo”.

Los procesos legales contra Teodorín Obiang se producen en un momento en el que crecen las especulaciones sobre su posicionamiento para suceder a su padre en el poder. El 14 de octubre, el gobierno de Obiang fijó el 13 de noviembre para la celebración de un referendo sobre modificaciones propuestas para la Constitución. El elemento central de la reforma propuesta es la introducción de límites de mandato que permitirían al presidente Obiang, que lleva 32 de sus 69 años de vida en la presidencia, ocupar el poder durante dos mandatos adicionales de siete años.

El presidente Obiang fue reelegido en 2009 con el 95.4 por ciento de los votos en un proceso con una débil supervisión internacional, lo que, según el Departamento de Estado de Estados Unidos, “despierta la sospecha de un fraude electoral sistemático”.

Aunque el Gobierno aún no ha publicado el texto de las enmiendas constitucionales que se someterán a votación, se da por entendido que crearán un nuevo cargo de vicepresidente que, según los observadores, ocupará Teodorín Obiang.

En 2010, Teodorían Obiang fue elegido dirigente de la sección juvenil del partido gobernante, lo que le otorgó automáticamente la vicepresidencia del partido. La empresa de relaciones públicas estadounidense que representa al Gobierno de Guinea Ecuatorial, que tiene también un contrato aparte con el joven Obiang, alabó su selección como “parte de una iniciativa más amplia del Gobierno para mejorar el proceso de elección democrática de sus ciudadanos”.

Además de fijar la fecha del referendo nacional, Guinea Ecuatorial anunció que Teodorín iba a ser su subdelegado permanente en la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO), con sede en París. El presidente Obiang no ha logrado reinstaurar un premio polémico de la UNESCO con su nombre y financiado por él. En septiembre, el intento más reciente del presidente Obiang de forzar a la UNESCO a conceder el premio se vio frustrado en parte por las noticias sobre el decomiso de los activos de Teodorín en París, a escasa distancia de la sede de la UNESCO, lo que subrayó el riesgo que conlleva asociar a la organización con la reputación de los Obiang. 

“El pueblo de Guinea Ecuatorial debería poder elegir a su gobierno en unas elecciones libres y justas, exigirle cuentas y utilizar la riqueza del país para cubrir sus necesidades básicas”, dijo Ganesan. “Desafortunadamente, el presidente Obiang no ejerce un liderazgo que respete dichos derechos básicos y parece que su hijo le está siguiendo los pasos”.