(Bruselas) - Estados miembros de la Unión Europea deberían apoyar públicamente la creación de una comisión internacional de investigación sobre los crímenes de guerra y crímenes contra la humanidad en Birmania antes de la sesión de la Asamblea General de Naciones Unidas en septiembre, Human Rights Watch dijo hoy en una carta a los ministros de Relaciones Exteriores de la UE.

Human Rights Watch instó a la UE a incluir una comisión de investigación en el proyecto de resolución sobre Birmania para la Asamblea General. Esa medida da seguimiento a la declaración de marzo 2010 del Relator Especial de la ONU sobre los derechos humanos en Birmania, Tomás Ojea Quintana, donde pide a la ONU considerar la posibilidad de establecer una comisión de investigación sobre crímenes en violación del derecho internacional cometidos en Birmania.

"Condenar a Birmania de manera ritual en resoluciones anuales de la Asamblea General ya no es suficiente", dijo Kenneth Roth, director ejecutivo de Human Rights Watch. "La ONU tiene que elevar los costos por continuar con los abusos iniciando con su investigación".

En apoyo al llamado de Quintana, el Parlamento Europeo aprobó una resolución el 20 de mayo sobre Birmania donde pide a los altos representantes de la UE y a los Estados miembros apoyar públicamente el establecimiento de una comisión de investigación de la ONU sobre Birmania y que incluyan esta petición en el proyecto de resolución de la Asamblea General  sobre Birmania en la próxima sesión.

Algunos Estados miembros de la UE, así como el Gobierno de Australia, ya han anunciado públicamente su apoyo a una comisión internacional para Birmania.

La Declaración de Kampala de junio de 2010, resultado de la Conferencia de Revisión del Estatuto de Roma de la Corte Penal Internacional (CPI), reiteró el compromiso de 111 Estados miembros de la Corte Penal Internacional "para poner fin a la impunidad de los autores de los crímenes más graves de trascendencia internacional". Los Estados de la UE, todos los cuales son miembros de la Corte Penal Internacional, deben demostrar su compromiso asumiendo un papel protagónico para impulsar el establecimiento de una comisión internacional de investigación sobre los abusos cometidos por todas las partes que constituyen crímenes de guerra y posibles crímenes contra la humanidad en Birmania, dijo Human Rights Watch.

Durante años, mecanismos especiales de la ONU y Human Rights Watch, entre otros, han documentado e informado públicamente sobre violaciones graves, generalizadas y sistemáticas de la legislación internacional de derechos humanos y derecho humanitario en Birmania. Se han producido 19 resoluciones sobre Birmania sólo en la Asamblea General de la ONU desde 1992.

Human Rights Watch también publicó un extenso documento de preguntas y respuestas que se ocupa de diversas cuestiones relativas a la rendición de cuentas por crímenes cometidos en violación del derecho internacional en Birmania.

"Continuar la vida como siempre en Birmania sólo envalentonaría a violadores de los derechos", dijo Roth. "El establecimiento de una comisión internacional de investigación sería un primer paso importante para llevar ante la justicia a los abusadores y acabar con la impunidad en Birmania".