Trabajadoras migrantes sostienen carteles durante una protesta en apoyo a los derechos de las trabajadoras domésticas migrantes en el Líbano, con motivo del Día Internacional de la Mujer en Beirut el 8 de marzo de 2009.

© 2009 Reuters

(Beirut) - El Gobierno libanés debe investigar la muerte de ocho trabajadoras domésticas migrantes en octubre de 2009, y las razones por las cuales la tasa de mortalidad es desproporcionadamente alta entre este grupo de trabajadores, señaló Human Rights Watch hoy. Se estima que 200,000 trabajadores domésticas, principalmente procedentes de Sri Lanka, Filipinas y Etiopía, trabajan en el Líbano.

Según informes de la policía o de las embajadas de las trabajadoras, cuatro de las muertes se clasifican como suicidios, tres como posibles accidentes de trabajo y uno como un ataque al corazón. Seis de las muertes ocurrieron cuando las trabajadoras domésticas migrantes cayeron o saltaron desde lugares altos. Una mujer se suicidó ahorcándose de un árbol. Entre las muertas figuran cuatro etíopes, dos nepalíes, y dos malgaches.

"El número de muertes el mes pasado es una clara evidencia de que el Gobierno no está haciendo lo suficiente para resolver las condiciones de trabajo difíciles que enfrentan estas mujeres", dijo Nadim Houry, investigador principal de Human Rights Watch. "El Gobierno tiene que explicar por qué tantas mujeres que llegaron al Líbano para trabajar acaban de abandonar el país en ataúdes".

En agosto de 2008, Human Rights Watch publicó un estudio que muestra que las trabajadoras domésticas migrantes estaban muriendo a un ritmo de más de una por semana en el Líbano.

Un diplomático en el consulado del país al que una de las mujeres muertas había llegado dijo a Human Rights Watch: "Estas mujeres están bajo presión, sin medios para irse. Sus pasaportes son confiscados y a menudo son encerradas en la casa de su empleador. Es probable que estén viviendo en una jaula. Los seres humanos necesitan mezclarse con los demás, de lo contrario, pierden su voluntad de vivir."

Un comité de dirección creado a principios de 2006 y encabezado por el Ministerio de Trabajo ha adoptado algunas medidas para mejorar el tratamiento de las trabajadoras domésticas migrantes. En enero de 2009, el Ministerio de Trabajo presentó un contrato de trabajo estándar que aclara algunos términos y condiciones de empleo para los trabajadores domésticos, tales como el número máximo de horas diarias de trabajo, así como una nueva regulación para las agencias de empleo que tiene como objetivo mejorar la supervisión de sus operaciones. Sin embargo, estos trabajadores están aún excluidos de la legislación laboral del país, y todavía no hay mecanismos de aplicación de las normas actuales que rigen el empleo doméstico.

"Mientras que el Líbano no instituya inspectores de trabajo para garantizar el cumplimiento de las nuevas normas, estas normas existirán sólo en el papel," dijo Houry.

Human Rights Watch instó al comité de dirección que trabaja para mejorar la situación de los trabajadores domésticos que inicie un registro de las muertes y lesiones, para garantizar que la policía investigue adecuadamente y para crear una estrategia concreta para reducir estas muertes. Esta estrategia debe incluir combatir la práctica de la reclusión forzada, ofrecer una línea telefónica directa al Ministerio de Trabajo para los trabajadores, nombrar inspectores de trabajo, y mejorar las condiciones de trabajo y las protecciones del derecho laboral.

Human Rights Watch también instó a los gobiernos de los países de origen de los trabajadores migrantes aumentar los servicios en sus embajadas y misiones diplomáticas en el Líbano, proporcionando asesoramiento y alojamiento de los trabajadores en peligro.

Detalles sobre las muertes de trabajadoras domésticas migrantes en octubre de 2009
El 8 de octubre, Sunit Bholan, procedente de Nepal y con 22 años de edad, se suicidó.
El 16 de octubre, Kassaye Etsegene, procedente de Etiopía y con 23 años de edad, murió después que, según informes, saltara desde el séptimo piso de un edificio en la avenida Charles Helou en Beirut. Etsegenet dejó una nota de suicidio en la que señala que su decisión se basó en motivos personales, en particular, una pelea con otro miembro de su familia.

El 21 de octubre, Zeditu Kebede Matente, procedente de Etiopía y con 26 años de edad, fue encontrada muerta en la localidad de Haris, colgada de un árbol de olivo.

El 23 de octubre, Saneet Mariam, procedente de Etiopía y con 30 años de edad, murió tras caer desde el balcón de la casa de su empleador en la ciudad de Mastita.

El 23 de octubre, Mina Rokaya, procedente de Nepal y con 24 años, murió después de ser trasladada de la casa de su empleador en Blat a un hospital. El informe policial dice que murió de un ataque al corazón.

El 28 de octubre, Tezeta Yalmoya, procedente de Etiopía y con 26 años de edad, murió al caer del tercer piso del edificio de apartamentos donde trabajaba en `Abra, junto a Saida. Según los informes en los periódicos locales, cayó mientras limpiaba el balcón.

Periódicos de Madagascar informaron de la muerte de dos mujeres malgaches en el Líbano en octubre. La primera, identificada como Mampionona, al parecer cayó del tercer piso mientras limpiaba el balcón. Había llegado al Líbano el 1 de septiembre. La otra, identificada como Vololona, murió después de que, según informes, saltara desde el cuarto piso.