(Nueva York) - Un video inquietante entregado recientemente a los medios de comunicación que muestra la aparente ejecución sumaria de prisioneros por soldados de Sri Lanka subraya la necesidad de una comisión internacional de investigación sobre posibles crímenes de guerra cometidos por ambas partes durante el conflicto armado en Sri Lanka, Human Rights Watch dijo hoy.

El video muestra a hombres con uniformes del ejército de Sri Lanka disparando rifles de asalto a quemarropa contra dos hombres desnudos, sentados en el suelo con los ojos vendados y atados. Otros ocho cuerpos son visibles en el suelo cercano, todos desnudos menos uno. Según Periodistas para la Democracia en Sri Lanka, una organización multiétnica en el exilio, el video fue tomado por un soldado con un teléfono celular en enero de 2009. Aunque Human Rights Watch no pudo confirmar la autenticidad del video, un experto independiente consultado no ha encontrado nada en el video que ponga en duda su autenticidad. La ejecución sumaria de prisioneros es una violación del artículo 3 común de los Convenios de Ginebra de 1949 y un crimen de guerra.

"La sangre, los ojos vendados, y la suciedad de esta aparente atrocidad no da sentido a las afirmaciones del presidente Rajapaksa sobre una guerra limpia contra los Tigres Tamiles", dijo Steve Crawshaw, director de la ONU para Human Rights Watch. "Una investigación internacional tiene que llegar al fondo de este y otros crímenes de guerra cometidos durante los enfrentamientos del año pasado".

Human Rights Watch informó sobre numerosas violaciones de las leyes de guerra, tanto por las fuerzas armadas de Sri Lanka como por los Tigres de Liberación de Tamil Eelam durante los 25 años de conflicto armado, que terminaron con la derrota de los Tigres Tamiles en mayo. Debido a que los observadores independientes, incluidos los medios de comunicación y organizaciones de derechos humanos, fueron impedidos de operar cerca de la zona de guerra, la información disponible sobre los combates y las probables violaciones de las leyes de la guerra por ambas partes ha sido limitada.

Antes de que el Gobierno pueda iniciar una investigación, un portavoz del Ejército de Sri Lanka ya calificado el video como una "fabricación".

Desde hace tiempo Human Rights Watch ha criticado el fracaso del Gobierno para llevar a cabo investigaciones imparciales y el enjuiciamiento de los responsables de las numerosas violaciones de los derechos humanos cometidas por ambos bandos durante el conflicto. Han existido continuas violaciones graves de los derechos humanos, y el número de casos de desapariciones forzadas y homicidios ilegítimos se cuentan en decenas de miles de personas. Sólo un pequeño número de casos han terminado en procesamientos judiciales. Los esfuerzos realizados en el pasado para abordar las violaciones a través de la creación de mecanismos en Sri Lanka, como las comisiones presidenciales de investigación, han dado poca información y llevado a pocos juicios.

Human Rights Watch pidió al secretario general de las Naciones Unidas o a otros organismos de la ONU el crear una comisión internacional independiente para investigar las violaciones de las leyes de la guerra por todas partes en el conflicto armado en Sri Lanka, y formular recomendaciones para el enjuiciamiento de los responsables. El 23 de mayo, el presidente Mahinda Rajapaksa y el secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, emitieron una declaración conjunta desde Sri Lanka en la que el Gobierno dijo que "tomará medidas para hacer frente " a la necesidad de un proceso de rendición de cuentas por violaciones del derecho internacional humanitario y de derechos humanos.

En una entrevista en julio con la revista Time, Rajapaksa dijo que durante la guerra, "no hubo violación de los derechos humanos. No hubo víctimas civiles."

"Desde que dijo al Secretario General de la ONU, hace tres meses, que realizaría investigaciones, Rajapaksa se ha sentado en sus manos", dijo Crawshaw. "Ban debería dejar de confiar en las promesas de acción nacional del Presidente y dejar en claro que es necesaria una comisión internacional si las víctimas de la sangrienta guerra de Sri Lanka han de encontrar justicia".