Soldados llegan al Congreso Nacional en Tegucigalpa el 28 de junio de 2009.

© 2009 Reuters

(Washington, DC) - La Organización de Estados Americanos (OEA) debe actuar rápidamente para impulsar el restablecimiento de la democracia en Honduras tras el golpe militar, dijo Human Rights Watch hoy.

El golpe de Estado ocurrió esta mañana, cuando oficiales de las Fuerzas Armadas hondureñas supuestamente arrestaron al Presidente democráticamente electo, José Manuel Zelaya.  Human Rights Watch instó a la OEA a aplicar urgentemente la Carta Democrática Interamericana a la situación en Honduras.

"La OEA tiene una responsabilidad fundamental en estos momentos.  Debe rápidamente encontrar una solución multilateral a este quebrantamiento de la democracia en Honduras", dijo José Miguel Vivanco, Director para las Américas de Human Rights Watch. "Permitir que este golpe de Estado se consolide sería un gran retroceso con respecto al avance hacia la democracia en la región de las últimas décadas".

En América Latina, dijo Human Rights Watch, el mayor respeto de los derechos humanos ha ido de la mano de un fortalecimiento de la democracia y el Estado de derecho.

Según informes de prensa, la tensión entre Zelaya, los militares y la Corte Suprema de Justicia había ido en aumento a lo largo de toda la semana pasada.  Zelaya había convocado a una consulta popular a nivel nacional sobre una variedad de temas, incluyendo la posibilidad de establecer una asamblea constituyente para modificar la Constitución con el fin de permitirle al actual Presidente postularse a la presidencia por un nuevo período.  Los militares se opusieron a la consulta, la cual había sido declarada ilegal por la Corte Suprema del país.

"Independientemente de cuán compleja o profunda sea la polarización política en el país, los problemas políticos deben ser abordados a través de mecanismos democráticos y no por medio de la fuerza", dijo Vivanco.