(Bruselas) – El Presidente y Primer Ministro de Kosovo deben condenar contundentemente las amenazas recientes en contra de la periodista independiente Jeta Xharra en un periódico que recibe importantes ingresos por publicidad del Gobierno, dijo hoy Human Rights Watch. Los ataques son el último indicativo de que la libertad de los medios de comunicación en Kosovo se está viendo amenazada.

El periódico en el que han aparecido las amenazas, Infopress, se considera una publicación pro-gubernamental. En un editorial reciente, se acusó a Xharra de ser una espía serbia y otro artículo de opinión publicado en el periódico dijo que, "Jeta se ha buscado para sí misma el tener una corta vida".

"Estos ataques están claramente dirigidos a silenciar el tipo de investigación y periodismo informativo que incomodan al Gobierno", dijo Wanda Troszczynska-van Genderen, investigadora de los Balcanes Occidentales para Human Rights Watch. "El Presidente y Primer Ministro necesitan dejar en claro que no quieren formar parte de este tipo de comportamiento y que las amenazas contra los periodistas serán investigadas plenamente".

Xharra es la directora en Kosovo de la Red Informativa de Investigación sobre los Balcanes (BIRN, por sus siglas en inglés) y es anfitriona de un popular programa de asuntos de actualidad llamado "La vida en Kosovo", que transmite el medio público llamado Radio y Televisión de Kosovo (RTK). El programa ha cubierto varios temas controversiales en Kosovo, tales como las denuncias de corrupción gubernamental, mal funcionamiento del sistema de justicia penal, y presuntos delitos cometidos por el Ejército de Liberación de Kosovo

El periódico pro-gubernamental Infopress ha liderado la acusación grave en contra de Xharra, publicando una serie de artículos y piezas de opinión en su contra. Ella también ha recibido correos electrónicos amenazantes y amenazas de muerte de parte de individuos desconocidos. El 5 de junio, una de las editoriales Infopress declaró que su autor "estaría orgulloso de tomar la mano de cualquier albanés obediente" que se tome la tarea de "castigar" a Xharra.

Los ataques recientes comenzaron después de un programa sobre la libertad de prensa en Kosovo, que examinó cómo la publicidad gubernamental influye a los medios de comunicación y al despido de periodistas que reportan acerca del gobierno de manera no favorable. El programa presentó un incidente en el municipio de Skenderaj, dirigido por el Partido Democrático de Kosovo (PDK) del primer ministro Hashim Thaci, en el cual el equipo de televisión de la BIRN de Kosovo TV fue asaltado afuera de la casa de la cultura por un hombre armado no-identificado, quien también robó sus grabaciones. Más temprano, un reportero de la BIRN fue negado acceso a la Oficina Municipal en Skenderaj, y cuando ellos reportaron el ataque ante la policía, la policía los escoltó hacia las afueras del pueblo.

Un grupo de organizaciones no gubernamentales de Kosovo, algunos medios de comunicación locales y políticos de oposición han condenado las amenazas en contra de Xharra, así como el principal enviado de la comunidad internacional para Kosovo, Pieter Feith.

"Los partidarios políticos y financieros del Gobierno de Kosovo, especialmente Estados Unidos, deben presionar a las autoridades a respetar la libertad de los medios de comunicación", dijo Troszczynska-van Genderen. "A pesar de la protesta pública, ninguna persona del Gobierno de Kosovo ha hablado acerca de las amenazas inaceptables y peligrosas en contra de un periodista, o de los ataques a la libertad de los medios de comunicación, mucho menos investigado el asalto aparente contra los periodistas de la BIRN en Skenderaj".