Young people celebrate State Symbol Day in Astana on June 4. Pro-government events such as this can take place in the city center while opposition protests are restricted to locations on the city outskirts.

© 2008 Human Rights Watch

(Almaty) - El gobierno de Kazajistán tiene siete meses para mejorar su historial de derechos humanos para cumplir con las normas de la Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa (OSCE) antes de asumir la presidencia de la institución, dijo hoy Human Rights Watch.


El director ejecutivo de Human Rights Watch, Kenneth Roth, se encuentra en Kazajstán para instar al Gobierno a implementar mejoras duraderas en su historial de derechos humanos, en conformidad con el papel destacado que implica la presidencia de la OSCE.

Kazajistán asumirá la presidencia de la OSCE en enero de 2010. Garantizar que los Estados participantes respeten los derechos humanos es una función central de la OSCE.

"La presidencia de la OSCE coloca al historial de derechos humanos del gobierno kazajo bajo un  escrutinio intenso", dijo Roth. "En última instancia, dependerá del gobierno si va a ser juzgado por haber estado a la altura de sus compromisos o por haber quedado vergonzosamente corto".

En un informe publicado el mes pasado, Human Rights Watch dijo que Kazajistán había hecho una serie de mejoras modestas a  los derechos humanos en los últimos meses, pero es necesario hacer más para respetar los derechos fundamentales, incluyendo la libertad de expresión, de religión y de reunión.

En 2007, la OSCE acordó dar a Kazajistán la presidencia en 2010, lo que lo convertirá en el primer país de la Comunidad de Estados Independientes en dirigir la organización. Cuando la OSCE tomó la decisión, el gobierno de Kazajistán prometió, entre otras cosas, reformar una serie de leyes restrictivas relativas a las elecciones y a los medios de comunicación.

"El gobierno ha estado dispuesto a discutir su historial de derechos humanos con nosotros", dijo Roth. "Pero conforme se acerca la presidencia de la OSCE, nadie parece tomar responsabilidad por acelerar las mejoras necesarias".

En una acción positiva en febrero de 2009, el Consejo Constitucional de Kazajistán dictaminó que una ley restrictiva de religión era inconstitucional. El Consejo encontró que la ley "no garantizaba la igualdad entre las comunidades religiosas" - específicamente "las religiones no conocidas anteriormente en la República de Kazajistán" - y que muchas de las disposiciones eran vagas. Sin embargo, existe la preocupación de que el nuevo gobierno pueda tratar de adoptar de nuevo una ley restrictiva de religión tan pronto como la Presidencia de la OSCE haya terminado.

Human Rights Watch dijo que las nuevas enmiendas a la ley de medios de comunicación, firmadas por el presidente Nursultan Nazarbaev en febrero, son un paso en la dirección correcta, pero no abordan los problemas más amplios con las libertades de los medios de comunicación en Kazajistán, tales como la dominación por partidarios del gobierno de los medios de radiodifusión, el hostigamiento a periodistas independientes y la existencia de sanciones penales por difamación.

Por otra parte, un proyecto de ley bajo consideración del Parlamento de Kazajistán  limitaría la libertad de expresión en la Internet e introduciría otras restricciones a otros medios de comunicación. Human Rights Watch dijo que el efecto general de las enmiendas propuestas sería anular las mejoras tan modestas logradas por los cambios que Nazarbaev aprobó.

Human Rights Watch también instó al gobierno a liberalizar la legislación sobre reuniones públicas, que siguen estando estrictamente controladas en Kazajistán.

Roth instó al Gobierno de Kazajistán a dar seguimiento a las reformas iniciales mediante:

  • El establecimiento de una moratoria sobre los casos penales de calumnia, tomando todas las medidas necesarias para derogar los artículos pertinentes del Código Penal relacionados con el delito de difamación, y el establecimiento de un límite a las compensaciones por difamación;
  • La detención de cualquier intento de filtrar el contenido del Internet o bloquear el acceso a sitios web, y abstenerse de añadir más restricciones injustificadas a la ley de los medios de comunicación, y
  • La supresión las restricciones innecesarias a los lugares en los que pueden llevarse a cabo las manifestaciones.
  • El registro del partido político de oposición Alga! Y sobretodo garantizar que no se les niegue el registro a los partidos políticos arbitrariamente; y
  • La emisión de una invitación al Relator Especial sobre la libertad de religión o de creencias de las Naciones Unidas a visitar y revisar las condiciones de la libertad de religión en el país.