(Nueva York) - El gobierno dirigente maoísta en Nepal debe dar prioridad a la rendición de cuentas por las violaciones de derechos humanos ocurridas antes, durante y después del conflicto en Nepal, expresaron hoy Human Rights Watch y el Foro de Defensa en Nepal en una carta al primer ministro Pushpa Kamal Dahal.

Los grupos solicitaron al Primer Ministro el garantizar que los miembros de las fuerzas de seguridad y del Partido Comunista de Nepal (Maoísta) responsables por la gran escala de “desapariciones” rindan cuentas por sus actos, inclusive mediante juicios penales.

La carta fue divulgada durante la sesión de marzo del Consejo de Derechos Humanos de la ONU, en la cual una delegación de víctimas dará testimonio ante el Grupo de Trabajo sobre Desapariciones Forzadas e Involuntarias.

Nepal cuenta con el mayor número de “desapariciones” en años recientes entre los países que reportan ante el Grupo de Trabajo de las Naciones Unidas sobre Desapariciones Forzadas e Involuntarias. En diciembre del 2008, la Oficina del Alto Comisionado para los Derechos Humanos hizo públicos los resultados de sus investigaciones de 156 casos de desapariciones forzadas en el distrito de Bardiya, la mayoría de los cuales ocurrieron entre diciembre del 2001 y enero del 2003.

"A pesar de las promesas de un nuevo Nepal, el gobierno no ha tomado medidas significativas sobre las "desapariciones" y otras violaciones graves a los derechos humanos", dijo Brad Adams, director de la división de Asia en Human Rights Watch. "Los responsables de ejecuciones extrajudiciales, tortura, desapariciones forzadas y otros abusos graves deben ser investigados y juzgados. Es hora de que el Primer Ministro cumpla sus promesas y responsabilice a los agresores".

En septiembre del 2008, Human Rights Watch y el Foro de Defensa publicaron un reporte titulado “Esperando justicia: Crímenes impunes en los conflictos armados en Nepal", que examina en detalle la respuesta del Estado a los 48 Reportes de Primera Información (FIR por sus siglas en inglés) presentados en relación a 62 casos de presuntas ejecuciones extrajudiciales, tortura, desapariciones forzadas, y violación por parte de las fuerzas de seguridad entre el 2002 y el 2006.

Ambas organizaciones expresaron decepción ante el fracaso del gobierno de llevar a debate ante el Parlamento el proyecto de ley sobre desapariciones, aprobándolo por decreto sin las contribuciones del público o el debate.

"Acogemos con beneplácito el proyecto de ley de las desapariciones, ya que es un paso esperanzador en el camino de la rendición de cuentas", dijo Mandira Sharma, directora del Foro de Defensa. "Pero estamos profundamente decepcionados de que el gobierno optó por evitar un debate nacional sobre dicha cuestión. El proyecto de ley debe cumplir con las normas internacionales para tener alguna posibilidad de éxito".